viernes, 11 de julio de 2014

OBESIDAD DIGITAL ¿NOS AFECTA?

(fotografía tomada del diario Expansión)
Es un tema  que se ha convertido en problema, especialmente en la juventud;pero va a más.
Muchos de nosotros nos sentimos felices y realizados a través de las redes sociales, del compartir virtual; pero como todo los extremos, el exceso, es perjudicial, no solo para la salud física sino para la mental y emocional, porque al fin  y al cabo somos un todo.
A mi me preocupa, ver como la gente que me rodea, en el médico en el autobús, en la acera, esperando el turno en la compra, están aislados, ensimismados y ajenos; mirando, manipulando compulsivamente los artilugios tecnológicos  a tal fin.
Y no afecta a la juventud que son más avanzados en las novedades tecnológicas y su uso; alude a toda la sociedad, no hay sexos, ni edades límites por arriba o por debajo..
Es verdad que Internet, las redes sociales, los blogs, los llamados social media son positivos, ya no digo nada de los instrumentos que lo permiten, los teléfonos de última generación, tablets, Ipods,Ipads, Xbox, Playstation, e- readers ,Pcs portátiles y de sobremesa.
La información los datos que se manejan y que nos llegan  dependiendo de la plataforma que usemos  traen aprendizaje,distracción, diversión, comunicación etc. y ante todo son  un medio y herramienta de emancipación, de cierta libertad y de autoestima.
Cuando somos excluyentes y no podemos pasar sin "estar en", mirar continuamente  el "whatsapp", manejar varias cuentas de correos ,tener una docena de avatares en diferentes redes, usar hasta cuatro terminales y alguna que otra cuestión más, empiezan a sonar las alarmas.
O deberían.
Hay que hacer autoanálisis y preguntarnos lo que pretendemos y a dónde queremos llegar.
No es lo mismo un perfil en Linkedin o en Facebook, que un blog  en Twitter, unos tienen la utilidad profesional más marcada, el blog es algo mas particular, genera opinión porque se comparte y se recibe a través de los mensajes , quizá por eso tiene un halo de "autoridad".
Todo reside no en la red elegida ni en el medio, sino en nosotros y en nuestra actitud.
El 2.0 es una gran puerta, que hay que abrir con prudencia y  mesura evitando la hiperinformación y la hipercomunicación.
Ser capaz de gestionar la marea, las capas de información es un reto. Obama lo constató delante de unos estudiantes hace unos años: se nos bombardea con tal cúmulo de distintas argumentaciones que hay que constrastar   pues a  primera vista suelen ser dudosas.
La medida humana sería lo deseable, aquel que conoce sus límites  y no los traspasa, puede triunfar o al menos manejarse en esta vía de dos sentidos.
No olvidemos que Blackberry, nombre de un terminal de  alta tecnología  hace referencia a la bola y cadena que se les ponía a los esclavos de las plantaciones de algodón en el Sur de EEUU para controlarlos y evitar que escapasen, que alcanzasen su libertad.
Es un aviso para navegantes.
Si deseáis más información, pienso que merece la pena, este enlace explica qué  es y cómo llevar una "dieta digital", algo ligero, sin muchas complicaciones pero enfocado de forma seria y competente:

http://www.consumer.es/web/es/tecnologia/internet/2014/07/09/220151.php
La tecnología  es un medio , nunca un fín.
Hay que evitar por todos los medios subirnos a una rueda que gira y gira , de la que va a ser muy complicado que nos podamos bajar o escapar.
Que nuestros momentos en y con Internet y nuestras amistades y compañías virtuales sean momentos de gratificación , de creatividad y una forma de compartir sana, consciente, constructiva.
Nuestro tiempo y energías nos pertenecen pero no para ser consumidos impunemente en la red de redes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario