martes, 14 de diciembre de 2010

EL APOCALIPSIS (LA REVELACION) SEGÚN AZNAR...


EL  APOCALIPSIS (LA REVELACIÓN) SEGÚN AZNAR…


Estamos  además de la situación económica en una crisis de sociedad  y de ideología; ahora el futuro se juega en cada minuto y segundo del día a día; en todas y cada una de las naciones en particular porque  en lo global suspendemos a pesar de los esfuerzos.
Se amordaza la libertad de expresión, se nos toma por idiotas como ciudadanos (El Estado Padre no nos cuenta nada para evitarnos ¿qué?), se mata a los mensajeros o se los condena al ostracismo, que no sé que será mejor, la plutocracia (palabra redonda donde las haya) campando alegremente y como caballo de Atila por  este ancho mundo en el que el Mercado/os es arte, parte y ley.
Impera lo práctico más que las ideas, todo se hace  o se planifica con la calculadora en la mano más que con el corazón y la cabeza.
Nos desazonan y desconciertan, cuando no alarman.
Nos  levantamos y nos acostamos  con  noticias que me alteran, imagino que como a la inmensa mayoría de los habitantes que viven en este sufrido planeta, sea cual sea la nacionalidad  o la ubicación; no estamos pintados en la pared y vemos el presente turbio, al igual que el futuro.
Hay quien añade sal a la herida o basura; se empeña que esta no sane, ayudando a que se  necrose y que luego haya que amputar, no se plantea  lo que eso significa, solo que puede  beneficiarle y/o beneficiar a los de su cuerda; pero parece darle igual; además ejerce de sacerdote del mal, y de “doctor Muerte”, agorero, inquisidor y enterrador todo en uno.
Una joya que diría, su otrora “amigo” y “consejero”, Graciano Palomo.
“¡Qué hablen de mi!, aunque sea mal”, esta máxima  atribuida a Tiberio, parece ser el lema del inefable Sr. Aznar, porque me refiero a él…aunque nos ladre  en la distancia, cómoda distancia que le da el estar viajando a costa de Murdoch y de sus artículos y conferencias en los EEUU desde la tribuna del Wall Street Journal.
Aznar jamás se fue del todo, es el ojo vigilante y la luz encendida en su despacho día y noche, que me recuerda a otra luz que jamás se apagaba en el Pardo.
Me estremecen las connotaciones.

El artículo de referencia es “Qué le pasa a España?”, editado en español por ABC (Aznar es políglota por si no lo sabíamos y escribe en inglés, claro, es para hacer Patria ¿no?. ¡Qué mal pensados somos!)


El Presidente de honor del PP hace un retrato de la situación económica y política española, que no ayuda para nada , a despejar  dudas que existen en los mercados sobre la salud financiera del país, y sobre las posibilidades de superar la actual crisis económica que ha provocado últimamente , no se si seguirá provocando, una verdadera tormenta sobre la deuda pública y el aumento espectacular del riesgo .

¿Su tesis?,   Aznar ,  que curiosamente no cita por  nombre ni al presidente del Gobierno, ni al líder de su partido Rajoy; es que España está padeciendo la crisis política más seria de su historia reciente, y que los problemas económicos y la falta de confianza en España son resultado del déficit de credibilidad gubernamental… Según él, el alto precio que están pagando los españoles es consecuencia del rechazo de los políticos a reconocer sus errores:

“Las raíces de la crisis subyacen en las decisiones políticas adoptadas en el año 2004 de abandonar el proceso modernizador que la sociedad española comenzó hace más de 30 años. El lugar actual que ocupa España en la esfera internacional refleja el declive de su peso en el mundo. El gobierno ha descuidado sus responsabilidades y ha fracasado a la hora de defender sus intereses nacionales en el extranjero. Sólamente un nuevo gobierno puede recuperar la credibilidad y eso requiere elecciones generales. Una parte esencial de este cambio político será para España reconocer de manera inmediata que el estado tiene que limitar su papel económico y social y abrir nuevas áreas de libertad y dinamismo para la sociedad y la actividad empresarial privada”.

La idea central del panorama que presenta el ex Presidente, en un periódico que es la Biblia de Wall Street y el punto de referencia y consulta de los inversores y de los que deciden en los mercados, es que solo un nuevo gobierno puede recuperar la credibilidad  y la solvencia ,  eso requiere “elecciones anticipadas”, bajo el slogan de una “reconstrucción nacional”.
Ese Gobierno, del que habla, no parece precisamente el de Mariano Rajoy al que ni siquiera cita; Aznar está por encima de Rajoy, del bien y del mal, está claro.
Aviso para navegantes del PP, que los del PSOE ya saben que “demonios” tiene Aznar.
Parte del artículo dice lo mismo que se ha publicado de los cables filtrados por Wikileaks, y publicados por el periódico El País recogiendo conversaciones del ex Presidente del Gobierno con el embajador norteamericano en Madrid, Eduardo Aguirre, especialmente en todo lo que se refiere a las Autonomías y a lo que el llama ruptura de la unidad de mercado. Esos cables recogían unas palabras textuales de Aznar.
En la que le decía al embajador Aguirre que si veía a “España desesperada, quizás tendría que volver a la política”.
Este panorama  “fin de mundo”  es el que describe Aznar, precisamente ese,  una España desesperada que no encuentra su verdadero camino…
¿Cómo se nos queda el cuerpo?
¿Tenemos un nuevo” Caudillo” salva Españas en puertas?
¿Aporta soluciones?, ninguna a corto plazo; ni  razonablemente efectivas; su política estratégica consiste en mentir, ensuciar y pudrir, cuando no hostigar desde que Zapatero se instaló en Moncloa. Curiosamente esta fijación no la paga Zapatero solo sino tod@s los españoles y este país que es el suyo, pero muy , muy en la distancia.
Eso es oposición leal y lo demás  “agua de seltz”.
Estoy doblemente irritada, es verdad que deberíamos estar acostumbrados a estas salidas de tono y patas de banco de esta derecha prepotente y rancia que no se moderniza ni aunque se lo recomiende el especialista, le pasa lo que a la Iglesia Católica que por afán de mantener privilegios y status, sostiene y no enmienda quedándose muy atrás y a años luz de la sociedad a la que dice servir y /o dirigir (por no decir gobernar).

“El mensaje "institucional" que dirige a los mercados el ex presidente Aznar respecto al presidente en ejercicio Zapatero es muy claro: no os debéis fiar. O dicho de otro modo: ¡No tengáis dudas, está justificado que pidáis tipos de interés más elevados sobre los bonos públicos españoles. Aznar falsea la realidad no sólo porque omite toda referencia a la crisis económica internacional y europea, que ya es mucho decir, sino porque presenta la crisis española como un incumplimiento del "compromiso de estabilidad presupuestaria". Manipula sobre algo que es sabido: el déficit se disparó de manera espectacular.
Pero miente al omitir su causa: la crisis. Es decir, la gran depresión española, propulsada por la burbuja inmobiliaria y el extraordinario endeudamiento de familias, empresas y bancos, llevó al Estado a relevar en 2008 y en 2009, a una economía privada en situación de coma. Y ello en el contexto en el que la Unión Europea y el G-20 apoyaban esa intervención pública de estímulo.
La falsificación busca ocultar que el "milagro económico" español, o la burbuja inmobiliaria y de crédito, que se inicia durante los mandatos de Aznar, y que la política económica de Zapatero continúa hasta el pinchazo, ha resultado ser lo más parecido a un "dopaje" legal. El dopaje puede mejorar los resultados a corto y medio plazo, pero es un modelo que ha resultado ser potencialmente devastador. “
 Ernesto Ekaizer dixit.
Yo lo suscribo; porque siempre las Revelaciones de Aznar (sus Apocalipsis) son interesadas y fraudulentas, y no vale todo, según Pablo de Tarso, “todo me es lícito; pero no todo me  es conveniente”. El católico Aznar ¿no conoce esta máxima y no la aplica a su vida?; tendría que hacer penitencia.
¡Una vergüenza!