domingo, 30 de septiembre de 2012

Mi particular homenaje al pueblo que no se calla : 25S-29S

Estoy  muy irritada, enferma e irritada.
También estoy muy cansada, no solo por la enfermedad que me consume, sino por las mentiras y por la indignidad, por la falta de honradez y de honorabilidad de algunos que dicen nos "REPRESENTAN".
Mi enfado llegó a su grado más alto decir  a Rajoy (triste personaje) en  NY que daba las gracias a aquellos que no nos habíamos manifestado el 25S, y que estábamos silenciosos.
Le debe encantar el silencio de los corderos o de los borregos, como a todos los poderosos que odian que  se les mueva  el sillón, cómoda poltrona que se han fabricado y que sustentamos entre todos como una pesada y terrible silla gestatoria ( al estilo antiguo vaticano).
En ese momento increpé al televisor (¿qué culpa tiene  el receptor?) que me devolvía la imagen de "mi" Presidente, aunque yo no lo he votado, porque formo parte de esos otros tantos millones largos que no creyeron  en las mentiras del neocapitalismo que es esa mescolanza del PP; pero hay que respetar las leyes democráticas y aunque no me guste  de alguna manera representa a mi país y espero que lo haga con dignidad y para el bien de los españoles; de todos, de los que le votaron y de los que no; algo que desde luego casi a un año de mandato parece que no se está dando.
Increpé al televisor, a la imagen de Rajoy; es verdad que no estoy con mis manos levantadas rodeando el Congreso, o las sedes parlamentarias autonómicas, ni tan siquiera la sede de la Delegación del Gobierno  de Teruel, mi ciudad, no porque no quiera que si que quiero, creo que cuando mis conciudadanos salen a la calle llevan  mi representación en sus gargantas, sino porque no puedo, debido a mi incapacidad  física... ¿qué sabe el Sr. Rajoy y los suyos, de lo que hay en nuestros corazones y en nuestras vidas?; lo mismo puedo decir de los últimos años del Presidente Zapatero y de algunos líderes socialistas de recorrido más limitado como es el autonómico y local; ¿qué les pasa que pierden el contacto con la ciudadanía y por lo tanto con la realidad, con la cotidianeidad? ¿les damos miedo? ¿POR QUÉ?...
Miles ,millones de españoles, no son violentos, solo tienen su voz, para decirles  lo que no nos gusta  o que nos están traicionando, que miran a Europa (mejor dicho a Berlín y a Frankfurt más que a la propia España con su diversidad y en su conjunto) para hacer y deshacer todo lo que nos interesa y nos afecta a nosotros, españoles... Vds. dicen que no hay remedio, que es la realidad porque si no... (los puntos suspensivos del miedo) pero el pueblo  no se cree ya nada, no está conforme y habla a las claras de su DESLEGITIMIDAD, de SU FRAUDE como gobierno . y no son unos cuántos izquierdistas locos o desocupados,no no traten de ridiculizar, respeten, porque es la voz del pueblo, incluso de gente que probablemente les votó y ahora les pese bien pesado ; porque fue un voto del engaño.
Y encima lanzan a la policía , a los cuerpos de seguridad contra el pueblo, y se escudan tras ellos. Ahora habrá cantos de alabanza y medallas, pero no para los policías que se baten y baten el cobre en la calle, no, sino para los altos mandos, amigos de política y compañeros de contubernio, designados dactilarmente para pagar favores o apaños.
En el exterior damos  risa ,pena y desconfianza, no sé si en este orden; pero así es,para muestra esta de Next Media Animation :



 LA SEXTA COLUMNA  :" No me grites que no gobierno"  (28/9/2012):

FOTOGALERIA DEL NY TIMES : DE SAMUEL ARANDA: ESPAÑA DE LA AUSTERIDAD Y EL HAMBRE.


Lo que se demanda justamente es  una mejora en la calidad de la democracia que no solo votemos cada cuatro años y seamos ciudadanos de usar y tirar; que los votos que se les confieren no sean un cheque en blanco para sus intereses partidistas y (tremendo es decirlo pero ocurre) personales, sean del color que sean.
La Constitución  que es joven como nuestra democracia, es vieja  en algunos tramos, para el tiempo de hoy, se pensó para  un tiempo de tránsito, pasado éste, ya no sirve y es mejorable, no hay que tener miedo a los cambios, a lo que hay que tenerle miedo es a quien no quiere que nada cambie para que todo siga igual de MAL, para no perder sus PRIVILEGIOS, eso no es INTELIGENTE. Si algo hemos aprendido es que todo es mudable, y que los tiempos críticos son tiempos que hay que aprovechar,para mejorar y cambiar a favor del bien común; ni más ni menos. La deriva que está tomando España con Vds. y con su Gobierno (DES-GOBIERNO ¿mejor?) no es la buena, ¿no eran  excelentes gestores? ¿no venían tan bien avalados? desde luego los avales de Standars and Poor's, o de Moody's etc. no  sirven de mucho la verdad visto lo visto.
Yo sigo pensando que Vds. se aprovechan de la crisis,para acabar con todo, que sus recortes vienen planteados desde fuera por sus veedores de la Troika, como estos presupuestos de la Miseria que han presentado este fin de semana y que además lo hacen por su IDEOLOGÏA, no les gusta sentarse a negociar con nadie, su soberbia es la que está destrozando todo (Cataluña, Pais Vasco) ,tratan de enfrentarnos los unos a los otros y echarnos la culpa de sus necedades y de sus " negocios fallidos con la banca autonómica".
Siguiendo por ese camino , nos van a tener enfrente SIEMPRE.
Nuestra VOZ ES LO QUE NOS QUEDA, NO SOMOS CORDEROS, NO SOMOS VIOLENTOS, SOLO ESTAMOS INDIGNADOS Y QUEREMOS DEVOLVERLE CALIDAD A NUESTRA DEMOCRACIA, QUEREMOS VIVIR, Y QUEREMOS HACERLO EN LIBERTAD Y EN PIE, COMO LA POESÍA DE BENEDETTI que se tomó para dar impulso a esta oleada de manifestaciones ciudadanas, para hacer oir nuestra voz, por nuestros derechos duramente logrados , por un presente más justo y un futuro mejor construido y  equitativo:


En pie


Sigo en pie

por latido

por costumbre

por no abrir la ventana decisiva

y mirar de una vez a la insolente

muerte

esa mansa

dueña de la espera



sigo en pie

por pereza en los adioses

cierre y demolición

de la memoria



no es un mérito

otros desafían

la claridad

el caos

o la tortura



seguir en pie

quiere decir coraje



o no tener

donde caerse

muerto.



Mario    Benedetti


 ¡Salud, ánimo y a no bajar los brazos, siempre en pie, siempre unidos!