sábado, 24 de octubre de 2009

HIPATIA Y AMENABAR VS. FANATISMO INTOLERANTE:


Hipatia de Alejandría está de rabiosa actualidad gracias a Alejandro Amenábar y su recientemente rodada película "Ágora", que aún sin estrenar habia creado ya una acalorada polémica, al menos en un sector muy específico y bien conocido de la población. Y es que la visión crítica que muestra el director en ella del fanatismo en general y del cristianismo en particular puede resultar incómoda para algunos.
Pero como suele pasar, la polémica no sólo no ha perjudicado la película, sino que ha aumentado las ya enormes expectativas entre el público general hacia ella. Viendo el trailer, la película promete ser un gran espectáculo, sin duda; más importante es atraer la atención como ha hecho Alejandro Amenabar sobre Hipatía y sobre la enconada lucha de la Iglesia contra los cientificos en particular y la ciencia en general que no estuviese en consonancia con sus dogmas y principios.
Uno de los "últimos" científicos de la Biblioteca de Alejandría, que gozó de gran reconocimiento por sus logros en campos como las matemáticas, la astronomía y la filosofía, fue una mujer de legendaria belleza llamada Hipatia. Dejemos que sea Carl Sagan, en su magnífica serie documental Cosmos, quien nos presente al personaje:




ME HE DADO CUENTA DE QUE HAY UNA MALA TRADUCCIÓN EN EL AUDIO, se puede escuchar de fondo a Sagan decir claramente Cyril, y a pesar de ello la voz en español dice "Ciro" en vez de Cirilo. Ignorando el doblaje, el relato en voz del admirable científico resulta apasionante, realmente evocador y emotivo.
Veamos ahora la muerte de Hipatia vista por un historiador, Karlheinz Deschner:
"Pues en marzo del 415 y con la aquiescencia de Cirilo, que soliviantó además los ánimos para ello (Lacarriére), fue despedazada la filósofa pagana Hipatia, conocida y celebrada en todo el mundo de entonces, hija del matemático y filósofo Theon, último escolarca conocido de la Universidad del Museo de Alejandría. Era asimismo maestra de Sinesio de Cirene, quien por carta la elogiaba como «madre, hermana y maestra», de «filósofa dilecta de Dios», pues tenía, incluso, alumnos cristianos. Y no sólo eso, sino que el mismo Praefectus augustalis Orestes gustaba de tratar con ella, lo que provocaba el encono de Cirilo. Pero una vez que el patriarca exaltó las pasiones populares difamando a Hipatia en sus sermones como maga y propalando infundios sobre ella, fue asaltada por la espalda por los monjes del santo, dirigidos por el clérigo Pedro, arrastrada a una iglesia, desnudada y hecha literalmente trizas con fragmentos decristal. El despedazado cadáver fue públicamente quemado: «La primera persecución de brujas de la historia» (Thiess).
Pero aquello era también, y en mayor medida, una persecución de páganos. El patriarca Cirilo pasaba por ser «en boca de todos, el promotor espiritual del crimen» (Güidenpenning). Incluso la obra colectiva Reformadores de la Iglesia, publicada en 1970 con el imprimatur eclesiástico, escribe lo siguiente acerca de este santo católico, que figura entre los más grandes: «Cuando menos [!] es moralmente responsable del abyecto asesinato de la ilustre pagana Hipatia». Pues hasta un historiador cristiano como .Sócrates, que, a mayor abundancia, es uno de los que entre todos sus colegas aspiraba a una mayor «objetividad» informa que el hecho era imputado por el pueblo a Cirilo y a la Iglesia de Alejandría. «Podemos, pues, estar convencidos de que la noble y cultísima mujer fue efectivamente la víctima más prominente del fanático obispo» (Tinnefeid)."

Karlheinz Deschner, Historia criminal del cristianismo
tomo III página 64


Hipatia de Alejandría lucha por conservar un mundo que se acaba; en el Egipto de hace 1.600 años. Es sorprendente comprobar cómo un mundo tan legendario -la Biblioteca de Alejandría, la Vía Canópica, el Faro, parece haber sido condenado al olvido, junto con los actores de aquel drama cultural y religioso.
El sabio Teón llamó a su hija Hipatia, que significa la más grande. Y, desde luego, la niña hizo honor a su nombre. No sabemos quien es la madre de Hipatia pero se tienen bastantes datos sobre su padre

Pero¿ exactamente que sabemos sobre ella?
La verdad es que poco; o en el mejor de los casos para ser optimista , no mucho; puesto que no se han conservado obras suyas y básicamente la conocemos a través del testimonio de terceros.
Con respecto a esto, hay que ir con cuidado, ya que las fuentes que nos hablan de ella lo hacen desde una perspectiva probablemente sesgada, ya sea por su religión o por su pensamiento.
Tenemos por ejemplo el testimonio de Sócrates Escolástico, coetáneo de Hipatia, que nos narra los hechos desde una perspectiva digamos que moderada, ya que, a pesar de ser cristiano, reconoce la dignidad del personaje de Hipatia, y rechaza la indignidad de su asesinato a manos de fanáticos... en el otro extremo tenemos el testimonio de Juán, Obispo de Nikiu, que 2 siglos más tarde se alinea claramente a favor de los asesinos de Hipatia, condenando sus "estratagemas satánicas" y su "magia".
Cabe recordar que la historia de Hipatia es la historia de la transición del mundo clásico al mundo cristiano, con todos los cambios sociales, religiosos y culturales que eso conllevó... como podeis intuir, algunos de estos cambios no fueron precisamente tranquilos...
Hay dos textos dignos de mencion, para que el inteligente lector descubra cual es el que mejor describe a la filósofa alejandrina...
I. Hipatia según Sócrates Escolástico (s. V dC)... "era buena JOVEN y unos fanáticos acabaron con ella..."

pese a ser cristiano, Sócrates Escolástico nos dá una visión imparcial de los hechos, de hecho se posiciona a favor de Hipatia y rechaza la violencia ignominiosa de los seguidores de Cirilo. Su testimonio es importante porque es prácticamente de la misma época, con lo que los hechos están teóricamente poco distorsionados. Cabe decir que la imagen que hoy tenemos de Hipatia de Alejandría se debe en gran medida a este autor, el cual nos la describe así...
"Sobre Hipatia, la mujer filósofa

"Hubo una mujer en Alejandría llamada Hipatia, hija del filósofo Teón, que realizó tales logros en literatura y ciencia, que sobrepasó a todos los filósofos de su propio tiempo. Habiéndose formado en las ideas de Platón y Plotino, explicaba los principios de la filosofía a todos sus oyentes, muchos de los cuales venían de muy lejos para recibir sus enseñanzas.
Como muestra de autocontrol y sencillez de maneras, que adquirió como consecuencia de cultivar su mente, solía no poco frecuentemente aparecer en público frente a los magistrados. Nunca se sintió intimidada por acudir a una asamblea de hombres. A causa de su extraordinaria dignidad y virtud, todos los hombres la admiraban sobremanera. Cayó víctima de las intrigas políticas que en aquella época prevalecían. Como tenía frecuentes entrevistas con Orestes {el Prefecto de Alejandría}, fue proclamado calumniosamente entre el populacho cristiano que fue ella quien impidió que Orestes se reconciliara con el obispo {Cirilo}. Algunos de ellos, formando parte de una fiera y fanática turba, cuyo líder era un tal Pedro {Pedro el Lector}, la aprehendieron de camino a su casa, y arrastrándola desde su carro, la llevaron a una iglesia llamada Cesareo, donde la desnudaron completamente, y la asesinaron con tejas {la palabra griega original, ostrakoi no deja claro si se trató de tejas o de ostras}. Después de desmembrar su cuerpo, llevaron sus restos a un lugar llamado Cinaron, y allí los quemaron. Este asunto dejó caer el mayor de los oprobios, no sólo sobre Cirilo, sino sobre toda la iglesia de Alejandría. Y seguramente nada puede haber más lejos del espíritu cristiano que permitir masacres, luchas y hechos de este tipo. Esto sucedió en el mes de Marzo durante la Cuaresma, en el cuarto año del episcopado de Cirilo, bajo el décimo consulado de Honorio y el sexto de Teodosio".

Sócrates Escolástico (s. V dC). Historia Ecclesiatica. Libro VI, capítulo 15


II. Hipatia según Juán, Obispo de Nikiu (s. VII dC)... "lo tuvo bien merecido, por maga y por bruja"
Lo de este autor, obispo de la iglesia cristiana copta, es harina de otro costal. Su visión es la del dogma, la de conmigo o contra mí, y por tanto, sólo puede hablar mal de Hipatia. Su texto es 200 años posterior a los hechos, con lo que la narración puede ser menos fidedigna en cuanto a detalles históricos...
Vida de Hipatia

"En aquellos días apareció en Alejandría una mujer filósofa, una pagana llamada Hipatia, y dedicaba todo su tiempo a todo tipo de magia, astrolabios e instrumentos de música, y engañó a mucha gente gracias sus estratagemas satánicas. El gobernador de la ciudad le rendía todo tipo de honores, ya que ella le había cautivado con su magia. Y el dejó de asistir a la iglesia tal y como era su costumbre... No sólo hizo esto, sino que llevó a muchos creyentes ante ella, y él mismo recibió a los paganos en su casa...
... Una multitud de creyentes en Dios se levantaron guiados por Pedro el Magistrado, y procedieron a buscar a la mujer pagana que había engañado a la gente de la ciudad y al prefecto {Orestes} con sus encantamientos. Y cuando descubrieron el lugar donde se encontraba, la fueron a buscar y la hallaron cómodamente sentada; habiéndola hecho descender, la arrastraron por todo el camino hasta la iglesia mayor, llamada Cesareo. Esto sucedió en los días de Cuaresma. Le arrancaron la ropa y la arrastraron por las calles de la ciudad hasta que le provocaron la muerte. La llevaron a un lugar llamado Cinaron y quemaron su cuerpo. Todo el mundo rodeó al patriarca Cirilo y le aclamaron como “el nuevo Teófilo”, ya que él había acabado con los últimos restos de idolatría de la ciudad".

Juan, Obispo de Nikiu. Crónica 84.87-103

Existen también otras fuentes menores pero no menos importantes, ya sea porque conocieron a Hipatia de Alejandría en persona o porque nos aportan algún detalle que no aparece en los textos anteriores


Hipatia según el poeta Paladas (s. IV dC)... "la más sabia"

Poeta alejandrino coetáneo de Hipatia,  fue autor de 151 epigramas conservados en la Antología Griega, uno de los cuales está dedicado a ella:
Buscando en el Zodíaco, mirando hacia Virgo,
Sabiendo que tu provincia es el firmamento,
Encontrando tu brillo en todo lo que veo,
Te rindo homenaje, reverenciada Hipatia,
Estrella brillante de la enseñanza, sin mácula.


 ... algunos académicos sostienen  que este poema alude a otra Hipatia, ya que probablemente Paladas vivió con anterioridad a Hipatia. Otros sostienen que la alusión a la astronomía (objeto de estudio de Hipatia),  y a su condición de virgen, no dejan lugar a dudas.


Hipatia según Sinesio de Cirene (s. V dC)... "mi mejor consejera"

Este fascinante personaje fue discípulo de Hipatia, y gracias a su correspondencia con esta, conocemos algunos de los progresos y  logros científicos de la filósofa alejandrina. Posteriormente ingresó en la iglesia y fue designado Obispo de Cirene (Libia). Falleció antes que Hipatia.
En varias de sus cartas, habla elocuentemente del altísimo cariño que siente por la filósofa, que al igual que él,  ha bebido en las aguas del neoplatonismo...

"Te dicto esta carta desde la cama {postrado por la muerte de sus hijos} pero espero que la recibas en buena salud, madre, hermana. maestra, y benefactora".
 Sinesio de Cirene. Epístola 16, a Hipatia.

"Yo te saludo... augusta Señora. Hace tiempo que te reprocho que no me has considerado merecedor de una de tus cartas... He perdido a mis hijos, a mis amigos, y los buenos deseos de todos. Pero la mayor pérdida de todas es la ausencia de tu espíritu divino. Había deseado que este permaneciera siempre conmigo, para de esta forma conquistar tanto los caprichos de la Fortuna como los fatales giros del Destino".
Sinesio de Cirene. Epístola 10, a Hipatia. 

Una de los cosas más sorprendentes de las cartas de Sinesio de Cirene es como este miembro destacado de la sociedad de su época acudía en busca de consejo a Hipatia, una mujer, algo infrecuente en aquellos tiempos... por no decir único.

"Estoy rodeado por los sufrimientos de mi ciudad, y disgustado con ella, puesto que cada día veo las fuerzas enemigas, y hombres sacrificados como víctimas en un altar. Respiro un aire infectado por la podredumbre de cuerpos muertos. Estoy deseando seguir el mismo destino que han sufrido muchos otros, ya que ¿cómo puede uno concebir esperanza alguna cuando ve el cielo pleno de aves de rapiña? Aún y así, amo mi tierra. ¿Por qué sufro? Por que soy libio, por que nací aquí, y por que es aquí donde veo las tumbas de mis honorables antepasados. Sólo con tu ayuda creo que seré capaz de mirar a mi ciudad y transformar mi hogar, si alguna vez tengo oportunidad de hacerlo".
Sinesio de Cirene. Epístola 124, a Hipatia.


Al parecer sus alumnos la adoraban; se formaban auténticas multitudes cuando salía de su casa y la gente la seguía por la calle mientras le formulaban preguntas o le planteaban nuevos temas de discusión. De ella se decía que su belleza y su encanto eran comparables a su inteligencia. Tenía infinidad de pretendientes pero nunca se casó ni mantuvo relaciones duraderas; prefirió dedicar su tiempo por entero a la enseñanza y el estudio. Haber sido alumno de Hipatia era el equivalente a tener un título en Oxford o Stanford hoy en día.


Aún no he tenido oportunidad de ver la película , Agora, La Plaza, según la traducción griega de la palabra,para indicarnos donde transcurria la vida de una ciudad helenistica, fiel reflejo del mundo mediterráneo, de nuestro mundo, porque nos guste o no ,nos interese o no, hundimos nuestras raices en él. seguro es un reflejo fiel de las convulsiones sociales de aquella época.
Como en todos los aspectos de nuestra sociedad y cultura exstirán puristas y detractores que a buen seguro opinan que Alejandro Amenábar se le ha ido la mano con las licencias históricas... que si Hipatia tenía 60 años a la hora de su muerte... que si se han inventado alguna trama amorosa con algún personaje que no existió... que si es excesivamente maniquea, los buenos son execelentes y los malos lo son rematadamente.
No sé cual será vuestra opinión.


La biografía de Hipatia de Alejandría (355- 415 dC) es uno de esos relatos que hacen que la historia clásica no sea un área de estudio sino una pasión. Personaje representativo de los últimos estertores de la cultura helenizante, a punto de sucumbir bajo el empuje del cristianismo, en su versión más integrista (la de aquellos momentos). Su vida corre paralela a la ciudad y a la biblioteca de Alejandría, punto crucial del pensamiento antiguo. En ella desarrollará una carrera de estudio científico, en los campos de la astronomía y las matemáticas, muy influida por los ideales del neoplatonismo. Todo esto quedará truncado por el auge del integrismo cristiano que, como nueva religión de Estado gracias al Concilio de Nicea, hará todo lo posible por substituir de forma más o menos amable a todo sustrato cultural o religioso anterior.

Por este motivo, la figura de Hipatia de Alejandría es conocida como:
un icono de la resistencia de la ciencia ante el empuje del integrismo religioso
una de las últimas muestras de resistencia de la cultura pagana pre-cristiana, y del neoplatonismo
el símbolo hecho persona de la caida de la biblioteca de Alejandría, faro de la cultura de la Antigüedad.

Según Antón Castro:

"Hipatia de Alejandría no era una desconocida. Había sido considerada una mujer de una sabiduría tan dilatada que superaba “de largo a todos los pensadores” de su tiempo. Vestía con el manto de los filósofos, se abría paso en medio de la multitud y explicaba público el pensamiento de Platón y de Aristóteles. Lideraba la Escuela neoplatónica de Alejandría y era también seguidora de Plotino; frente al misticismo, optaba por la ciencia. Aborrecía la superstición y defendía la tolerancia y la libertad de pensamiento. Era un ejemplo de inteligencia"

En el 380, cuando la filósofa tenía diez años, ese nuevo culto que tanto revuelo armaba fue convertido en religión oficial del Imperio. Desde ese momento los ataques contra herejes y paganos se multiplicaron. Ahora que eran una Religión de Estado los cristianos se vieron con las manos libres para hacer lo que les viniera en gana. Teófilo era el Patriarca de Alejandría y como tal disponía de un poder casi tan grande como el Patriarca de Roma. El volumen de comercio que pasaba a través de la ciudad era inmenso y Teófilo así como otros peces gordos del Patriarcado se llevaban una suculenta tajada del pastel. Pronto, los templos y estatuas cristianos, a cada cual más impresionante y caro, comenzaron a llenar Alejandría. Pero a Teófilo no le bastaba con construir, lo que de verdad le interesaba era destruir. Todos los templos que no fueran cristianos debían ser derribados o quemados para ser sustituidos por monumentos propios de la nueva religión. Y esto incluía la Biblioteca. En el 390, cuando Hipatia tenía veinte años, Teófilo ordenó que la Biblioteca fuera demolida hasta los cimientos, incluido el Serapeum (un anexo donde se guardaban gran parte de los volúmenes) y en su lugar se alzó un templo dedicado a San Juan Bautista. (Una pequeña parte del contenido pudo ser puesto a salvo, pero poco importó. Lo que unos fundamentalistas iniciaron, otros se encargaron de terminar. Los musulmanes redujeron a cenizas siglos después cualquier volumen que hubiera podido escapar a Teófilo)

Pero no cuesta mucho imaginar lo que significó para ella y para la sociedad culta de su tiempo. Hipatia, literalmente, había crecido entre aquellos muros, rodeada de pergaminos. Ella, más que nadie, era consciente de todo el saber acumulado en las innumerables estanterías. Y, sobretodo, sabía que de la mayoría de los textos más importantes no se conservaban otras copias. Obras de teatro de los clásicos griegos, tratados filosóficos, estudios sobre astronomía o matemáticas... Había libros de Euclides, Aristarco de Samos, Sófocles (¡mas de 100 obras de Sófocles destruidas!), Esquilo, Eurípides... Todo se perdió para siempre.;como dice el mismo Carl Sagan: la destrucción de la Biblioteca de Alejandría. fue una pérdida incalculable. Palabras textuales: "La historia está llena de gentes que, por miedo, ignorancia o ansia de poder, han destruido tesoros de inconmensurable valor que realmente nos pertenecen. No debemos permitir que esto ocurra de nuevo"

En el mismo año, 370, en que naciéron Hipatia y Teófilo, un poco después nació Cirilo, si la figura del anterior presenta luces y sombras, la de Cirilo es totalmente oscura, era un fanático como su tío Teófilo; pero más radical aún:
El comportamiento irracional y el odio al conocimiento debían ser algún tipo de tradición familiar ya que Cirilo pronto hizo méritos para ponerse a la altura de su tío. Mientras Hipatia se empapaba del saber humano en la Biblioteca, Cirilo prefería otras formas de cultivarse. Se retiró a un monasterio en el desierto para meditar y dedicarse a la vida contemplativa en compañía de unos monjes.Aunque sería injusto afirmar que Cirilo descuidó su formación. También dedicó parte de su tiempo al estudio escritos religiosos .
He leido que mientras Hipatia escribía sus comentarios a la Aritmética de Diofanto o elaboraba su Canon astronómico, Cirilo no permanecía ocioso. Escribió sesudos tratados sobre la divinidad o no divinidad de Cristo, estudió durante años los entresijos de la Trinidad y fue una auténtica autoridad en el tema de la virginidad de la Virgen. Cuestiones, todas estas, no excesivamente importantes para el avance de la Humanidad.
Hipatia se ganó todo lo que tenía. Tanto su intelecto como su humanidad atraían a gente de todos los lugares. Su Academia era la más respetada y sus alumnos los mejor formados. Cirilo también se ganó el puesto de Patriarca de Alejandría pero lo hizo como un auténtico tramposo fabulador: en el Concilio de Éfeso se quitó de encima a su rival, Nestorio, abriendo la sesión antes de que los obispos rivales se presentasen por lo que tan solo participaron los de su bando.

Como Hipatia, Cirilo también iba siempre rodeado de gente. En concreto de 500 monjes que se había traído del desierto y que, más que por su piedad, destacaban por sus habilidades en el combate. Era una especie de guardia personal de élite. Uno de los capitanes de este grupo era Pedro ,de sobrenombre "el Lector", aunque no le cuadra demasiado.
Los 500 de Cirilo, Los PARABOLANOS, como se denominaban, pronto empezaron a limpiar la ciudad de todo lo que oliera a pagano o judío. La mayoría de no cristianos acabaron abandonando la ciudad o convirtiéndose ya que no hacerlo suponía arriesgarse a pedradas, linchamientos, destrucción de negocios o, simplemente, desaparecer en plena noche. Hipatia, ignorando el consejo de sus amigos, nunca abrazó el cristianismo.
El prefecto imperial solicitó a Roma que Cirilo fuera desterrado por sus crímenes pero sus quejas fueron ignoradas. De hecho, lo único que consiguió fue que la espiral de violencia aumentara. Uno de los monjes de Cirilo descalabró al prefecto de una pedrada y éste lo mandó ejecutar. En respuesta, Cirilo otorgó honores de mártir al monje ejecutado y le dio sepultura en una iglesia. La guerra estaba declarada. Cirilo había dejado bien claro quien mandaba y cuales eran sus métodos
Ni que decir tiene que Cirilo deseaba confinar a la mujer a un papel modesto, invisible y doméstico, sujeta al varón, papel que Hipatia no cumplia, y era un ejemplo "perverso" que había que erradicar a como diese lugar, utilizando todo tipo de argumentos incluidos los falsos, como la acusación de que Hipatia instigaba la persecución contra los cristianos por su paganismo militante.

Cuando los argumentos fallaron, por su misma debilidad,Cirilo recurrio a lo que normalmente no le fallaba, la violencia: un día, en el año 415, Los PARABOLANOS de Cirilo (esa especie de guardia pretoriana al mando de Pedro "el lector") asaltó el carro de Hipatia y la sacaron a rastras. Fue ultrajada y violada; desnuda fue atada a la parte trasera del carro, la arrastraron hasta la catedral. Allí le arrancaron la piel usando conchas y la dejaron morir desangrada sobre el suelo del templo. Una vez muerta quemaron su cadáver y diseminaron sus restos.
Hipatia y su historia fueron olvidados casi por completo. Durante mas de mil años apenas es nombrada en un par de volúmenes. Hasta que su figura no fue rescatada y revindicada durante la Ilustración, Hipatia no fue más que una nota a pie de página.
Cirilo, no obstante, fue santificado. Actualmente se le considera doctor de la Iglesia y es venerado por católicos , ortodoxos y anglicanos. Todas sus obras se consideran de suma importancia, yo por mi parte al estudiar Teología, he tenido que leer y trabajar sobre su "Apología del cristianismo contra Juliano el Apóstata". Por si a alguien está interesado, su fiesta es el 27 de junio.
Hay quien comenta que la destruccion de aquella Biblioteca y el fin de un tiempo se debió a que el pueblo veia que la ciencia y la cultura en general no les servia para salir de sus problemas ni aliviarlos una especie de ... "llevese el diablo las ciencias y la cultura" (peculiar obrita de Mariano José de Larra. Carta a Andrés escrita desde las Batuecas por el Pobrecito hablador); aunque debemos poner las cosas en su justa medida, por eso me atrevo a recomendar la lectura de un librito de María Jose Casado, llamado "Las Damas del Laboratorio" que resultara esclarecedor, ademas de la obra "Cosmos" del profesor Sagan
Los fanatismos vengan de donde vengan no son nunca positivos para el avance de la Humanidad.

Para mi Hipatia fue testigo involuntario del fin de una era en la que el ser humano luchaba con su intelecto para aprehender los misterios del Cosmos y de todo aquello que le rodeaba, y victima del fanatismo religioso y de la misoginia imperante.
Algo que nunca jamas se debe permitir que ocurra de nuevo