miércoles, 29 de agosto de 2012

ABRAZANDO LA NADA O ABRAZANDO JIRONES DE ESPERANZA

Hoy es un día especial, es el día del cumpleaños de la madre que no pude conocer; ella me llevó en su entrañas, jóvenes entrañas pues era solo una niña.
Hoy habría cumplido exactamente 70 años y yo habría podido abrazarla,besarla y festejar su día con toda la familia; pero es imposible.
Una vez ,me arrebataron de ella, diciendo que yo  había muerto al nacer, y otra vez , el cáncer nos la arrebató definitivamente en el año 1999.
He vivido una vida extraña y alienada, una vida que no  era la "mía" , intuyendo; pero sin que nadie jamás me dijera la verdad ,sin posibilidad de horadar el muro de la mentira o de la verdad a medias.
La verdad tiene muchas caras, es multifacética, no existe una verdad única, muchos trocitos de verdad constituyen una posible y/o  gran VERDAD. Si, ya lo sé. 
Pero eso no  me da consuelo. Eso no me devuelve lo perdido.
Sé que  no debo ser desagradecida, estoy viva, existo, he crecido, soy madre a mi vez.
Podría haber sido peor,mucho peor.
Yo no he sido una "niña robada", "in strictu sensu" pudiera parecerlo, PERO NO.  Eso si, los entiendo perfectamente bien, es mas, los apoyo y lucho por su causa, motivo de  sonrojo para nuestro país. 
En honor de la verdad , y aunque  nací en O'donnell ( eso dice mi certificado de nacimiento; aunque a estas alturas todo,es susceptible de alterarse,venderse o comprarse) me confiaron a una familia  afectísima  a la familia de mis progenitores  y al régimen franquista.
De mi madre, recibí el segundo regalo ,después de la vida,  mi primer nombre , aunque desde siempre me han llamado por mi segundo nombre , que es el de mi abuela materna, crecí ignorando hasta ese pequeño detalle, como tantos y tantos otros, que he tenido que buscar  en mi madurez con  muchas dificultades.
No me ha faltado de nada, salvo lo principal, CARIÑO y AMOR MATERNAL, del genuino, algo que el dinero no puede ni comprar ni suplir, la diferencia se nota,lo ratifico,de primera mano.
A nadie se le debe privar de sus raíces, un árbol que carece de ellas aunque crezca , una racha de viento un poco fuerte lo tumba.
A pesar de no tener muy profundas las raíces, he tejido una red de recuerdos, he alimentado como he podido mi tronco y mis ramas, han dado fruto.
Sé quien es mi madre, conozco de dónde vengo, aunque no pueda decirlo;aún existe  una especie de "omertá" , de ley de silencio, eso es lo de menos, sé quien es mi padre, he conseguido armar mi existencia: mi razón de vivir fue un amor imposible ¡que ironía!, las cosas imposibles se producen y reproducen y hay que recurrir a las mentiras (en mi caso) para evitar lo inevitable, que pugnen por salir; pero heme aquí.
Limitada como estoy ahora por la enfermedad;pero aquí . 
Dando fe.
Me ha costado perdonar;pero no podía vivir pudriéndome  en el rencor, a mí  me estaba llevando a  la desesperación.
La desesperación es un callejón sin salida; y yo necesitaba ver la luz, salir de ese círculo vicioso de mentiras y reproches, de silencios y oscuridades.
Es como una sensación extraña ,un "deja vu", algo que estas viendo como en blanco y negro o sepia que tiene que ver contigo pero sin que te sientas el verdadero protagonista, como un sueño o tal vez una pesadilla.
Tengo recuerdos, tengo vaguedades en la mente que me dejan un sabor agridulce, sé que le gustaba la poesía como a mí, leer y escribir... Le encantaban las cosas sencillas,  el mar y el cielo ,la naturaleza, sobre todo las flores silvestres es por eso que le quiero dejar un ramillete de regalo

y esta poesía de Mario  Benedetti, porque yo ya no se, si ABRAZANDO LA NADA QUE ELLA ME DEJO, ABRAZO LOS JIRONES DE ESPERANZA QUE TENGO EN EL PENSAMIENTO Y EN EL ALMA Y QUE ME CONFORMAN LA IMAGEN DE ELLA:
                                                         
                                                        ROSTRO DE VOS
       Tengo una soledad 
Tan concurrida 
Tan llena de nostalgias 
Y de rostros de vos 
De adioses hace tiempo 
Y besos bienvenidos 
De primeras de cambio 
Y de último vagón. 

Tengo una soledad 
Tan concurrida 
Que puedo organizarla 
Como una procesión 
Por colores 
Tamaños 
Y promesas 
Por época 
Por tacto y por sabor. 

Sin un temblor de más, 
Me abrazo a tus ausencias 
Que asisten y me asisten 
Con mi rostro de vos. 

Estoy lleno de sombras 
De noches y deseos 
De risas y de alguna maldición 

Mis huéspedes concurren, 
Concurren como sueños 
Con sus rencores nuevos 
Su falta de candor. 
Yo les pongo una escoba 
Tras la puerta 
Porque quiero estar solo 
Con mi rostro de vos. 

Pero el rostro de vos 
Mira a otra parte 
Con sus ojos de amor 
Que ya no aman 
Como víveres 
Que buscan a su hambre 
Miran y miran 
Y apagan la jornada. 

Las paredes se van 
Queda la noche 
Las nostalgias se van, 
No queda nada. 

Ya mi rostro de vos 
Cierra los ojos. 

Y es una soledad 
Tan desolada.
                                         Feliz Cumpleaños, Madre
                                                                         Allá donde estés.
                                                                Porque no quiero que el olvido
                                                                    me despoje de tu memoria
                                                                                  jamás.
                                                            Hasta que volvamos a encontrarnos
                                                                 Y mi llama se una a la tuya,
                                                                                entonces
                                                                     Ya nadie nos separará.