domingo, 19 de julio de 2009

Ecos de dolor...REFLEXION SOBRE EL 18 DE JULIO DEL 36


Julio siempre trae en el viento memorias teñidas de dolor. Trae gritos del pasado que se manifiestan en nuestro presente.
¿Cómo definir aquello que pasó? verdaderamente fue algo indefinible desde el punto de vista moral y ético,pero hay que taerlo a la realidad cotidiana
. Como historiadora prefiero, al igual que otros colegas de mas fuste que yo , la denominación “guerra civil”, lo normal en la década de los 60, ésta no fue la única utilizada por la reciente historiografía española o por los propios combatientes,hubo otros nombres: movimiento nacional, cruzada, lucha antifascista y revolucionaria del pueblo español, entre otros. Son nombres todos ellos que ocultan el "enfrentamiento de dos entusiasmos" al que se refirió el historiador británico, con su habitual flema,Raymond Carr.
Esos nombres esconden dos concepciones en cierto modo ya presentes en los resultados de las elecciones celebradas en febrero de 1936 —que supusieron el triunfo, por un corto MARGEN de votos, de la coalición de izquierdas agrupada en el Frente Popular— y que se venían gestando desde la proclamación de la II República en abril de 1931.
La "guerra de tinta", en expresión del historiador y diplomático español Salvador de Madariaga, fue desde el principio una guerra de propaganda con dos tipos de valoraciones propiciadas desde los dos bandos participantes en la contienda. La muy distinta versión informativa que expresaba un mismo periódico editado en ambas zonas —la cabecera del diario ABC, que aparecía al tiempo en el Madrid republicano y en la Sevilla dominada por los sublevados— puede servir como ejemplo de la ruptura o enfrentamiento nacional existente. Otro tanto cabe decir de las revistas culturales —antifascistas y azules, respectivamente— publicadas durante el trienio, sin olvidar las manifestaciones del teatro, del cine y del cartelismo, así como los símbolos, consignas y mensajes difundidos durante el conflicto y después de su conclusión.
Desde el primer momento, el territorio nacional quedó dividido en dos zonas en función del éxito que obtuvieron los militares sublevados.

Prácticamente se reproducía el mapa resultante de las elecciones de febrero de 1936; salvo casos aislados, los militares triunfaron en aquellas provincias donde fueron más votadas las candidaturas de derechas, mientras que fracasaron en aquellas donde la victoria electoral correspondió al Frente Popular. El “Alzamiento” (nombre dado por los rebeldes a su levantamiento contra el gobierno constitucional republicano) comenzó el 17 de julio en Melilla. Las unidades militares destacadas en Marruecos que no controlaba el gobierno republicano se hicieron pocas horas después con Tetuán y Ceuta. El general Francisco Franco partió el día 18 desde las islas Canarias hacia Tetuán, en una avioneta privada (Dragon Rapide). Ese mismo día se sublevaron los mandos militares de otras divisiones peninsulares; sin embargo, el levantamiento fracasó en las principales ciudades del país. Por otro lado, el 20 de julio de ese mismo año, recién comenzada la sublevación, falleció en accidente de aviación el que había sido designado por los conspiradores jefe de la rebelión, el general José Sanjurjo.
Desde el día 18, ni el gobierno ni los rebeldes controlaban la totalidad del país. Conforme avanzó la contienda, el poder republicano perdió zonas que, en de marzo de 1939, pasaron íntegras a disposición del Ejército franquista.
De cualquier forma, el comienzo de la guerra estuvo vinculado al plan establecido previamente por los conspiradores en la primavera de 1936 y en el que participaron mandos militares —la antirrepublicana Unión Militar Española (UME) y la Junta de generales (de la que Emilio Mola era el coordinador)— monárquicos, tradicionalistas (carlistas) y otros sectores de extrema derecha. El asesinato de José Calvo Sotelo, líder del derechista Bloque Nacional y participante activo en la conspiración contra el gobierno, que tuvo lugar la noche del 12 al 13 de julio, fue el episodio previo al pronunciamiento militar.
Pronto pudo comprobarse que el plan conspirador había fracasado y que el pretendido pronunciamiento decimonónico se convertiría en una guerra larga y cruel de tres años.así convenia, como reconocio el mismo franco , años después. Durante este trienio las operaciones militares permitieron establecer un desarrollo cronológico, partiendo del paso de las tropas del Ejército de África mandadas por el general Franco (julio-agosto de 1936), con desarrollo entres fases principales, por todos sabidas y que no voy a tratar aqui.


A mi me interesa un aspecto diferente ; si la guerra reclama prestar atención a los “hechos de armas”, conviene asimismo atender al entramado político que determinó las actuaciones de cada bando. Mucho más si, situados en el final del conflicto, tenemos en cuenta la agonía de la experiencia republicana y el proceso que se inició de forma inmediata tras el estallido de la guerra y que permitió la implantación de un nuevo Estado asi como un régimen politico bien diferente, dirigido por el general Franco.
Por parte del gobierno republicano, la jefatura pasó sucesivamente de manos de José Giral (19 de julio de 1936) a Francisco Largo Caballero (5 de septiembre de 1936) y de éste a Juan Negrín (desde el 18 de mayo de 1937 hasta el final de la guerra) —los tres pertenecientes al Partido Socialista Obrero Español (PSOE)—, en lo que bien puede definirse como una pugna entre dos prioridades: desarrollar un proceso revolucionario o apostar por ganar la guerra primero.
No obstante, Azaña, Presidente de la República nombró ese mismo día a José Giral jefe del gabinete. Tan pronto como este último asumió las responsabilidades de gobierno, la autoridad del poder central se descompuso y se crearon numerosos poderes locales de carácter popular y espontáneo que generaron divisiones intensas y supusieron la pérdida de la unidad política e incluso militar en el ámbito republicano.
El debilitamiento de autoridad, al que aludiría el propio Azaña en su obra teatral "La velada de Benicarló" (1937), y los avances de las fuerzas rebeldes, explican el cambio de Giral por Francisco Largo Caballero (septiembre de 1936) que hizo cuanto pudo por controlar la situación revolucionaria y formó un gobierno de concentración con presencia de socialistas, comunistas, una minoría de republicanos y nacionalistas vascos y catalanes. Dos meses después incorporó a militantes de la central obrera anarcosindicalista Confederación Nacional del Trabajo (CNT), cuya fuerza era destacada en Aragón, Cataluña y Valencia. Con todo, el enfrentamiento entre las dos tendencias ya aludidas (revolución o guerra) dio al traste con esta experiencia porque fue incapaz de hacer amainar las disputas entre las principales corrientes políticas de la coalición gubernamental.
Azaña puso las riendas del gobierno en manos de Negrín (mayo de 1937), que pronto sería acusado de estar dominado por los comunistas. Negrín prescindió de inmediato de los anarcosindicalistas y orientó su gestión hacia la victoria militar; la revolución debía esperar. los avatares bélicos desencadenaron una nueva crisis gubernamental en abril de 1938.Los “trece puntos de Negrín” (nombre por el cual fue conocido el acuerdo propuesto por el presidente del gobierno republicano a las fuerzas franquistas, como base de una posible negociación que Franco haciendo valer su condición providencial y exitosa jamas iba a consentir), promulgados el 1 de mayo de ese año, fueron un intento por restablecer una democracia consensuada sobre principios alejados del conflicto bélico, no consiguieron recomponer la unidad del Ejército republicano ni sostener el escaso apoyo internacional.
La España republicana estaba herida de muerte, infligida por aquellos que habían jurado sostenerla y defenderla, aunque parece ser con la boca pequeña.Los militares SUBLEVADOS, aquellos "Martes de Carnaval", que se creían salvadores de una nación y del pueblo que NO LES HABIA OTORGADO ESE SUPUESTO DERECHO pensaron que iba a ser un "paseo militar"; pero la resistencia del pueblo que se habia dotado de este regimen politico no lo iba a permitir, como apunta el compañero Alberto Ginel en REFLEXIONES PROGRESISTAS:
"España votó a la izquierda republicana, pero los obispos que bendijeron el golpe, los industriales que lo financiaron, los militares reaccionarios, los terratenientes y la derecha antidemocrática no vieron con buenos ojos aquella libertad que se tomaba "su" España, la España que, convertida en parcela, les había pertenecido en propiedad privada desde tiempos inmemoriales".
La contienda civil la mas cruel de todas las guerras que son terribles sin excepción, acabó en 1939; pero no llegó la paz,Franco quedó como único gestor de un régimen creado por y para el ,que se sentía superior y padre de todos los españoles. a los que debía querer pero sobre todo disciplinar, como si fuesen sus milicias...El Caudillo como asi empezaron a llamarle emulando a los lideres del ejercito romano y a los protagonistas de la Reconquista frente al musulmán tenia sus fantasmas y sus obsesiones, aquellos rojos y su simiente no eran españoles, "había-segun palabras textuales- que arrancan la mala hierba de raiz", no podía existir PAZ donde solo había revancha y deseo de aniquilar al contrario, al que pensaba diferente y con esa lacra hemos vivido,digo bien, por casi 40 años... ¿cómo reconstruir un pais asolado en estas circunstancias?, se le ocurrió una idea supuestamente brillante, aquellos que contribuyeron a que los militares tuviesen que sublevarse , ellos deberían dar hasta la última gota de su miserable vida, para reconstruir lo que habian obligado a destruir...es una mentalidad que los psiquiatras llaman PERVERSA, porque hace ver a la victima que ella ha propiciado esta situacion y que debe ser castigada duramente, pero todo por su bien.
La iglesia Católica, que deberia haber mediado o contribuido por su tendencia espriritual hacia la misericordia,aumentó mas la presión y aplaudió sin rubor la politica represora, sobre los llamados "sin Dios", asumiendo su papel de reeducar a la simiente roja y atea como en los viejos tiempos de la conquista del Nuevo Mundo, a golpe de hisopo y a golpe de bastón.Ellos, todos , Franco, militares, eclesiasticos , personajes que jugaban a la politica, financieros y aduladores se hicieron un lugar bajo el sol, engordando un sistema politico apócrifo que nos sumio en la mas tremenda represión y en un atraso que nos lastró innecesariamente.
AQUELLA ESPAÑA REPUBLICANA QUE ERA UN EJEMPLO PARA EUROPA POR SU MODERNIDAD Y POR SUS AVANCES LEGISLATIVOS ASI COMO EN MATERIA EDUCATIVA Y CULTURAL, fue brutalmente segada.
Hoy los hijos de aquellos padres, revestidos con el hábito democratico, están intentando mantener sus privilegios y sus fueros, sus costumbres, como si la España de hoy siguiera siendo su coto privado, su señorío, con lo que las tensiones en la vida democrática de nuestra España 2009 se añaden a la crisis económica sobrevenida.

No hay nada nuevo bajo el sol, desde luego , aquellos de antaño, se reflejan en los de hoy en esta derecha anticuada que disimula como puede su verdadero rostro, no les gusta que el pueblo piense y elija lo que es contrario a su gusto y a sus costumbres caciquiles, en la oposición "se pasa mucho frío" y ellos no están por tolerarlo; ellos, pelean sus guerras sucias como pueden , pero hoy los españoles han cambiado, treinta años de libertad parecen pocos; pero ahí están, marcando las vidas de los que vivimos la Dictadura que eso fue el regimen de Franco, los que conocimos la Transición; pero también aquellos que por su juventud, solo conocen lo que pasó a traves de lo que les decimos.
Quiero apelar a que de la misma manera que tratamos de recuperar los nombres y los cuerpos de aquellos que fueron asesinados con brutalidad en la represión continuada, seamos capaces de explicar a las nuevas generaciones lo que pasó , que no olviden,parafraseando la máxima de Churchill, porque aquellos que olvidan pueden volver a caer en los errores del pasado en el presente; a nosotros nos toca por edad y como ejercicio de responsabilidad esa tarea,
¡PARA QUE NUNCA MAS HAYA UN JULIO DE DOLOR, UN JULIO DE DESESPERANZAS!