martes, 9 de marzo de 2010

TODOS LOS DIAS SON OCHO DE MARZO


(agradezco a mi compañero José Tamarit el haberme hecho llegar este cartel conmemorativo)


Ayer Lunes, dia ocho de Marzo no pude escribir y dejar mis impresiones sobre los eventos que se han venido produciendo a raiz de esta fecha: "Día Internacional de la Mujer Trabajadora";precisamente porque tuve que cumplir con uno de los muchos oficios que nos tocan en el dia a dia los 365 días del año , esos menesteres que , lo digo con cierta rabia, no tendrían por qué ser típicos de la mujer; ayer estuve "trabajando" en una de las mil y una facetas que tiene toda fémina con familia, la de ser gestora de los bienes familiares; nunca me gustó la administración de empresas, pero me ha tocado , me sigue tocando hacer el presupuesto, atender a los pagos, hablar con proveedores y ajustar los pagos, asi como tratar con las entidades bancarias... y esa es solo una de las mil caras que tiene este "diamante" de ser mujer en general.
Ejercemos catorce mil oficios en casa y fuera de ella, sin percibir un salario, me voy a dar el gusto de citar unos pocos: psicóloga, maestra, enfermera, secretaria, cocinera, modista o zurcidora, gestora y /o economista, gerente de compras y de recibo (porque hay que colocar las compras en la ubicación apropiada), porfesional con habilidades para todo (porque arreglamos cosas que se estropean, incluso hacemos pequeñas obras o grande segúnse mire o servimos como peones ayudando a llevarlas a cabo), diseñadora o interiorista, chófer,asistente de gerontología,auxiliar de guardería (ya para pequeñuelos humanos,ya para mascotas)... y no sigo que es fatigoso y cansa , hasta para vosotros queridos lectores, seguro que a estas alturas estais resoplando agobiados... esto y más es lo que hace una mujer que cuida de su casa , de su familia y entorno, englobando en el vocablo una cantidad impresionante de tareas que envuelven nuestra vida y a veces atan de tal forma que no podemos escapar , ni terminar de desarrollarnos personal , espiritual y profesionalmente.
¿Alguien se molestó en hacer un cálculo de lo que aporta una mujer al hogar, asi a grosso modo?, no lo sé, a lo mejor algún dia tomo lápiz y papel y me pongo a ello, pero de seguro que son al mes algún par de miles de euros (soy muy moderna porque ya no pienso ni hablo en pesetas, ¡ay tan añoradas! )



Un ama de casa no percibe salario, ciertamente, es una trabajadora a tiempo completo que desempeña todo por "amor al arte", maldita frase, o porque es lo que se espera de ella, lo usual en el reparto de papeles... "Camina y/ o revienta", "trabaja y aguántate" "resígnate", "este es tu sitio", "la mujer debe cuidar de la familia,( llamese padres, hijos, marido, suegros etc)"...
¿Si?, ¿quién lo dice?, ¿la sociedad, la cultura impuesta, la religión, la costumbre,lo politicamente correcto?... si es así me alegro de que haya no solo un dia que nos recuerde a las mujeres lo mucho que aportamos al mundo y a la sociedad, desde cualquier ámbito, además de dar vida y de sostenerla...
Me alegra mucho más haber nacido y vivido en el s. XX y ver la evolución lenta, pausada hasta la exasperación y a costa de muchos sacrificios y hasta sangre derramada por la IGUALDAD de la mujer, porque la mujer ocupe LUGARES distintos a los asignados a su sempiterno papel de esposa y madre, además de esos oficios llamados peyorativamente "de mujer"...
Tremendo si una mujer suma a sus tareas pongamosle típicas en su hogar, las funciones y el desempeño de una profesión fuera del ámbito doméstico, es para terminar agotada y con una ansiedad que a la larga nos hace padecer determinadas enfermedades cada vez de forma más frecuentes que no sé si entran dentro de la nomenclatura de enefermedades "profesionales"; pero es un drama , nos encontramos en las consultas médicas cada vez más jóvenes y con mayores achaques, enfermedades no solo del cuerpo que ya es sino también mentales, del "alma" como dicen algunos.
Dificil equilibrio para no ser funambulista, ser mujer y no morir en el intento, claro está....
Yo soy de la década de los cincuenta, aún no estabamos en España en pleno desarrollismo;como se dio el caso a fines de los 60 y de forma notoria en los 70.
Nuestra españa era una España mogijata y en general algo cateta, pues lo que venía de allende las fronteras era mirado con recelo comosubversivo, nos hemos perdido muchas cosas los españoles en general y aquel atraso de años lo hemos ido superando con apertura y con voluntad , sin anteojeras; pero siendo mujer en aquella España y sobre todo si tu clase social era la de los trabajadores ,entonces era doblemente dificil, ya no quiero decir si tu familia estaba señalada con el estigma de ser republicanos o "rojos", era para no levantar cabeza.
Lo que regía la vida de las mujeres de mi generación eran las pautas de la Iglesia y del Movimiento, una mezcla de los ideales un tanto peculiares de Falange,tomados de las ideologías fascistas que en aleman serian las tres K; Kurchen, Kuchen,Kinder, iglesia, cocina y niños... bonito panorama, al menos te dejaban ser que visto lo visto no era poco, podiamos olvidarnos de ser profesionales de nada que no fuese secretaria, enfermera, maestra o como mucho dependienta o funcionaria dependiendo de qué...un corto abanico de oportunidades, porque una mujer pasaba de la tutela del padre a la del esposo y nada había peor que una soltera en la familia salvo que fuese monja.
Me recuerdan a los fundamentalismos que aún nos siguen asaltando en pleno s. XXI y que tienen mucho que ver con la religión y la influencia de esta en el ámbito de la politica y de la sociedad.Una mujer que trabajaba ,en el momento de casarse decía adiuos muy buenas a su puesto de trabajo, se penalizaba su trabajo si estaba casada de varias maneras, debía de ser la "reina de la casa o del hogar", aún me acuerdo con sonrojo de aquellos manuales de la Sección Femenina que como niñas y luego mujeres nos hacían leer y aprender en los cursos de" Formación del espiritu Nacional ", nada que ver ni de lejos con lo que Iglesia y partidos politicos conservadores quieren "enterrar" como asignatura que es "Educación para la ciudadanía"; ven esto como un horror que imbuye en las mentes tiernas y maleables de los escolares ideas perversas... se conoce que aquellas no lo eran, no hay mayor aberración que confinar a una mujer al status de sirvienta cuando no esclava, privada de derechos, sometida a la potestad y al despotismo, en la mayoria de los casos, del varón, esto no es feminismo barato, que ya sé lo que se dice por ahí en los diferentes mentideros, era y es una realidad, sobre todo en determinados ambientes, pero de puertas para adentro, y nos solemos enterar cuando todo explota porque las noticias nos dan en plena cara con su carga de sucesos, de femicidios y de violencia de género.
En mi niñez y en mi adolescencia no había esa impronta mediática y si la había era para hundir un poquito más la condición de la mujer en la misoginia imperante... y en el poder de la propiedad del varón, simplemente porque era hombre, sin más requisitos.
Las mujeres ya nos podiamos despedir de ir a la Universidad y si por razones extrañas podías acudir, eras una rara avis en medio de aquel ambiente, había carreras universitarias vedadas como algunas ingenierias, no esta tan lejos , tan solo a unos setenta años p incluso menos que mujeres debian disfrazarse de varones o llevar atuendo neutro para entrar en aquellas sacrosantas aulas, ¿qué era eso de estudiar? una mujer sabia era fuente de problemas y ningún hombre querria casarse con ella, la mujer debía conocer cual era su lugar "ornato " de su varón... por aquello del señora de...jamás una mujer podia aunque lo fuese ni tan siquiera aparentar , ser más inteligente y mas diestra que el esposo... ahí están las palabras tonantes sacadas de contexto de Pablo de Tarso, san Pablo para la grey católica, y bien traidas por la Iglesia Católica y Protestante para tener amordazadas a las mujeres...

"La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción; porque no permito a una mujer enseñar ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio".
1 Timoteo 2 versiculos 11,12


Ya está ,lo dijo "san" Pablo ( a saber si lo escribio y/o lo dijo o es una interpretación hermenéutica del texto , que de todo puede haber, yo no me fio, desde luego) y es palabra sagrada... en fin si por esas entendemos, leyendo Génesis, Dios al crear al hombre y a la mujer, especialmente a esta última, la hizo de su costilla para que fuera literalmente y así lo reconoció Adán,"hueso de sus huesos y sangre de su sangre", lo de la costilla puede ser una hermosa metáfora, pero el hueso de la costilla tiene la capacidad de generar sangre y tejidos, asi que...pero a lo que voy es que la creó en igualdad, aunque y aqui vuelve la hermenéutica, parece que les asignó papeles un tanto sospechoso a cada uno, sospechosos en el sentido en que hoy se siguen dando despues de tantos miles o millones de años, parece que el hombre sale a cazar y buscar el sustento y la mujer debe quedar en casa cuidando del fuego del hogar , de los pequeños y de los mayores, asi de simple y eficaz.
Y todo el mundo se olvidó de la igualdad, interesadamente, unos porque tenían el poder y las otras por obligación y conveniencia, era peligroso saltarse la norma , recuerdo a Hipatia de Alejandría y a las muchas mujeres masacradas por la intolerancia y el fanatismo por querer ser alguien y completar su función en este mundo.
Hoy tratamos de añadirle a la IGUALDAD, una vieja aspiración de los revolucionarios franceses, incluyo hombres y mujeres claro está,porque las mujeres hicieron la Revolucion y contribuyeron a ella, poniendo no solo esfuerzo fisico en las barricadas o en la lucha, sino en lo intelectual; tratamos de añadirle otros apelativos que le califiquen en ese afán de hacer taxonomia y de encasillarlo todo de hacerlo más preciso; no es desde luego una igualdad fisica porque es evidente biológicamente hablando que no van por ahí las cosas; sino en una igualdad juridica y ciudadana, una igualdad ante las oportunidades ya sean de trabajo, ya de formación etc...eso es justicia, es de justicia.
Tal y como expresó en 1791 Olympe de Gouges , pseudónimo de Marie Gouzé, mujer de letrasen su DECLARACIÓN DE DERECHOS DE LA MUJER Y DE LA CIUDADANA.
Cómo curiosidad os pongo un texto más moderno y traducido , fiel al espíritu de la letra que inspiró su autora, para vuestra consideración, ya veis que no hay nada nuevo bajo el sol, solo traerlo a colación en el momento oportuno.
http://es.wikisource.org/wiki/Declaraci%C3%B3n_de_los_Derechos_de_la_Mujer_y_la_Ciudadana
La pregunta es si ahora tal y como se ha avanzado en materia de igualdad es necesario seguir celebrando este día de forma global.Escribí más arriba que se ha avanzado bastante pero queda mucho más por hacer, porque dependiendo de las naciones, de las propias mujeres que no se sacuden el yugo ya por miedo ya por imposiciones y creencias no está todo logrado; ES NECESARIO SEGUIR RECORDANDO ESTE DÍA...para hacer que las conciencias y la educaión, la reflexión nos lleven al equilibrio deseado.
Desde la perspectiva de nuestros días sabemos que solo hemos empezado a andar el camino, es muy probable que las mujeres que iniciaron la lucha por este fin vieran la situación actual como la consecución absoluta de una utopía.
Ban ki- Moon , Secretario General de la ONU en su discurso sobre este día enfatiza:
“Todos nosotros – hombres y mujeres, soldados y agentes de mantenimiento de la paz, ciudadanos y líderes – tenemos la responsabilidad de contribuir a eliminar la violencia contra la mujer. Los Estados deben cumplir con sus obligaciones de prevenir la violencia, enjuiciar a los perpetradores y proporcionar reparaciones a las víctimas. Y cada uno de nosotros debe hablar claramente en la familia, en el lugar de trabajo y en la comunidad, de modo que cesen los actos de violencia contra la mujer”.

Esta celebración como reivindicación es antigua, tiene una larga historia de siglos, aunque tan solo desde hace poco más de treinta años, en 1975, la ONU reconoció este día,el 8 de marzo como el día en el que se unieran todos los continentes, sin entender de lenguajes, fronteras, colores ni culturas, para homenajear a los miles de millones de mujeres de toda condición que con sus vidas, han ido construyendo la historia.
Hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en todos los aspectos de la sociedad en plena igualdad con el hombre y, según Ana Calvo

" aunque los antecedentes más remotos los encontramos en la Grecia clásica de Lisístrata, la primera mujer de la que se tiene conocimiento que empezara una huelga sexual, (en este caso contra los hombres para poner fin a la guerra) y llegan hasta las parisienses que en la Revolución Francesa se unieron bajo el grito de “libertad, igualdad y fraternidad” para emprender una marcha hasta Versalles con la que reclamaban el sufragio femenino, hubo que esperar hasta el siglo XX para empezar a ver los frutos de un movimiento secular en pro de la igualdad, la justicia y el desarrollo de las mujeres."

1909, en EEUU, marca el inicio de la andadura contemporánea al celebrarse, por primera vez en la historia, el Día Nacional de la Mujer a iniciativa del Partido Socialista de los Estados Unidos de América. La fecha elegida en aquella ocasión fue el 28 de febrero, y así siguió conmemorándose en el país americano hasta 1913.

Además, aunque los historiadores no se ponen de acuerdo respecto a la fecha exacta, hay quien marca en el calendario el día 8 de marzo como el aniversario del incendio de la fábrica Triangle de Nueva York en 1908, en el que se dice que fallecieron más de 140 trabajadoras. El suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación de EEUU y sirvió para abrir un debate social, dentro de los límites históricos del momento, acerca de las condiciones laborales que condujeron al desastre, así como para celebrarse manifestaciones espontáneas de las trabajadoras del sector movidas por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo.

Sin embargo, el primer “gran salto” se consiguió en 1910, cuando la Internacional Socialista reunida en Copenhague encabezada por la alemana Clara Zetkin proclamó el carácter transnacional de la celebración con la intención de conseguir el sufragio femenino universal, aunque no fue hasta 1911 cuando se fijó una fecha común: el 19 de marzo. Se dice que asistieron más de un millón de personas a los mítines que se dieron en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, y que se reclamó, además del derecho al voto de las mujeres y a ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

También la Gran Guerra (1914-1917) y la Revolución Rusa (1917) propiciaron nuevos movimientos femeninos de gran relevancia que pedían “pan y paz” y que se celebraron, casualmente todos ellos, en torno al día 8 de marzo.

Y es que, aunque se ha especulado acerca del por qué de la elección de la fecha, lo cierto es que el 8 de marzo es una fecha ya consolidada desde hace años en la que reflexionar acerca de las condiciones vitales y laborales de las mujeres en el mundo, los avances conseguidos, los retos a lograr y, como recoge la Organización de las Naciones Unidas, “exigir cambios y celebrar los actos de valor y decisión de mujeres comunes que han desempeñado una función extraordinaria en la historia de los derechos de la mujer”.
Mientras una mujer gane menos que un hombre por igual trabajo, mientras no llegue a puestos de liderazgo como algo normal y sin ser noticia, en igualdad de oportunidades con el hombre, por su valia ,por su preparación e idoneidad para el desempeño, mientras se le exija a la mujer ser "supermujer", trabajando duro dentro y fuera del ámbito doméstico, amen de mantenerse "en forma" tanto fisica como mentalmente;mientras se conjugue la lógica masculina, que parece considerar el trabajo de la mujer menos determinante para la familia y, por lo tanto, menos valioso desde el punto de vista económico. Además, entra en juego el no menos importante sentimiento de culpabilidad de la mujer, que parece que tiene que pagar por trabajar fuera de casa.
Esta práctica anticonstitucional a todas luces, se produce todavía porque nuestra cultura sigue pidiéndole a la mujer mucho más de lo que le da. Le exige que se ocupe de los hijos, del hogar, de la familia y de su trabajo es preciso seguir enfatizando sobre nuestra condición en la sociedad y el mundo, estamos hablando de lo que conocemos en la Sociedad Occidental, pero hay mujeres pioneras y luchadoras, autenticas heroinas en los paises emergentes y en los llamados del tercer Mundo.
La mujer intenta adaptarse al mundo profesional, aunque éste no se amolde a sus necesidades. El trabajo se puede convertir en fuente de malestar si se le hace difícil compatibilizar la vida familiar y laboral, un problema provocado por presiones externas, internas o psicológicas.
Yo opino que también enriquece y es saludable porque nos permite afirmar nuestra identidad femenina, ganando en independencia y libertad, El trabajo es saludable para la mujer igual que lo es para el hombre pues representa la conquista de esa autonomía personal, que entre otras cosas otorga la independencia económica.
Para crear una sociedad más sana y más justa mas equilibrada e igualitaria en derechos, se necesita la CONCILIACION LABORAL Y FAMILIAR, parte muy importante de esta es el hombre y es la gran asignatura pendiente en nuestro país, en el que el 97% de las personas inactivas por motivos familiares son mujeres.
No me gustan en demasia las cifras por su aparente frialdad, pero aqui son necesarias y reveladoras:
Según el Instituto de la Mujer:

- En esta primera década del siglo XXI, casi un 30% de las mujeres trabajadoras han abandonado su trabajo durante un período prolongado en alguna etapa de su vida profesional frente al 12 % de los hombres; especialmente por el nacimiento de un hijo.
-Las mujeres trabajadoras dedican más del doble de tiempo (un 111%) que los hombres a las tareas domésticas.
El 22% de las mujeres han tenido dificultades para reincorporarse al mundo laboral debido a sus responsabilidades familiares.
-Las mujeres dedican un 56% más de tiempo que los hombres al cuidado de menores.

-En el caso de la atención a mayores dependientes, la brecha entre hombresy mujeres es añun mayor. Las mujeres dedican un 81% más de tiempo que los hombres a esta actividad.

-El estudio realizado por el Instituto de la Mujer descubre que entre las personas entrevistadas con menores a su cargo, un 80% reconoce que es la madre la responsable principal de acompañar a los hijos al médico. A la hora de acudir a las reuniones escolares ,el porcentaje es del 76%, y si se trata de cuidar a un niño en caso de enfermedad o de atender a menores de tres años que no van a la guardería, el porcentaje es del 72%.

El asunto de la conciliación afecta muy mucho a los hombres, porque debemos contar con ellos para los cambios tal y como Bibiana Aido, ministra de Igualdad, ha comentado en varias entrevistas aunque es verdad que somos las mujeres las grandes perjudicadas por unos usos y costumbres sociales y empresariales que deben cambiar.
Es tiempo de ir caminando con paso seguro hacia la excelencia también en este sentido, es verdad que hay muchos frentes abiertos, pero con un gobierno progresista y aunando esfuerzos PODEMOS y DEBEMOS, sin duda , tal vez no lo vean nuestros ojos, o tal vez si, pero estaremos poniendo los cimientos de un mundo más igualitario y justo.