domingo, 2 de mayo de 2010

Dias para celebrar, todo es memoria...


Madre, madre, tu me besas,
pero yo te beso mas.
Como el agua en los cristales,
caen mis besos en tu faz...
Te he besado tanto, tanto
que de mí cubierta estás
y el enjambre de mis besos
no te deja ni mirar...
Si la abeja se entra al lirio,
no se siente su aletear:
Cuando tú, a tu hijito escondes
no se le oye el respirar...
Yo te miro, yo te miro
sin cansarme de mirar,
y que lindo niño veo
a tus ojos asomar...
el estanque copia todo
lo que tu mirando estás;
Pero tú en los ojos copias
a tu niño y nada más.
Los ojitos que me diste
yo los tengo que gastar
en seguirte por los valles,
por el cielo y por el mar...

~Gabriela Mistral~

Hoy día de la Madre, al menos en España y en algunos paises más de ámbito europeo, una celebración que en mis tiempos de niña venía asociada primero con el regalo hecho con manos infantiles muy trémulas y segundo con la devoción a la Madre por antonomasia, es decir, la Virgen María, si se piensa libre de ataduras dogmáticas, verdaderamente es chocante, una virgen -madre ,parecen palabras mayores, sin nada de lógica... pero no es el tema que quiero compartiros.
He sido siempre inquisitiva, y me ha gustado ahondar, bajar a la mina del conocimiento, siento una desazón profunda cuando no encuentro el por qué o el para qué de las cosas y circunstancias que llaman mi atención y que son un reclamo a mi ansia de aprehender, a mi curiosidad universal.
Los últimos dias del mes de abril, hemos tenido las Jornadas sobre Memoria Histórica en la Universidad de Teruel,promovidas por la As. Pozos de Caudé, ya son las sextas, y siguen teniendo gran vigencia e interés precisamente porque el tema de los asesinados, de los desaparecidos, de las victimas que quedaron para vivir en el infierno de la victoria franquista, no ha sido resuelto, aunque por optimismo y por esperanza asi como la fuerza que hace la unión entre los interesados y familiares, habrá más.
Hemos hablado de Memoria, hay muchos tipos de memoria, si, con minúscula y con mayúscula.
Existe la memoria individual que es nuestro bagaje , recuerdos y prácticasintimanmente ligadas a nuestro espacio y nuestro tiempo, nuestras experiencias y que es selectiva algunas veces;memoria que se cristaliza cuando somos ya mayores, recordando lo que haciamos cuando niños o jóvenes y perdiendo la realidad presente, está la memoria colectiva que abarca hechos gloriosos como nación , como entidad, como grupo social;pero también hechos dolorosos, pérdidas y graves traumas ...la Guerra civil lo fue, pero también aquella tremenda postguerra.
La memoria colectiva es la suma de muchas memorias individuales,propias y ajenas, que lo impregnan todo.
Las festividades,las celebraciones y los dias en rojo en los calendarios siempre van ligados a la Memoria, al recuerdo, unas veces para bien y otras decididamente nos llevan a evocar dolor y pérdida, a esto se vincula la experiencia que hemos vivido.
Curiosamente, hoy, día dos de Mayo , los madrileños celebran el día de la Comunidad, se hacen ceremonias no solo civiles sino especialmente religiosas, España siempre más papista que el Papa aunque algún dia habrá que sacudirse esa generalización y ligarla no al ámbito público sino al privado, el trasfondo según la Presidenta de la Comunidad de Madrid, es la lucha por la libertad , cuando el pueblo de Madrid se levantó con armas precarias y mucha rabia contra el ejército francés, contra el invasor; se recuerdan a los héroes de ambos sexos, incluso niños que murieron en ese loco afán de no permitir que unos foráneos hicieran su voluntad en la casa común, se rinde homenaje a los caídos de hace dos siglos más o menos.
Siempre que celebramos colectivamente , raro es que lo hagamos por motivos de PAZ, casi siempre es por motivos de Guerra, se celebran victorias porque el éxito tiene muchos parientes , especialmente padres;pero el fracaso y la derrota parecen hospicianos huérfanos; además ¿quién quiere celebrar el dolor, la humillación, la represión o la perdida de derechos y libertades?, celebrar nunca claro, pero recordar si, aunque duela...Hay una hermosa frase de Mario Benedetti, uno de mis escritores preferidos, del que siempre encuentro a pesar de haber leido y releido , algo fresco y nuevo; pues bien , el decía
"en el olvido hay mucha memoria".
Tiene Vd. mucha razón don Mario; esta es una frase redonda y rotunda.
¿Quienes sufren y padecen más en las guerras?, los combatientes desde luego, pero ellos son hijos de una mujer que los dió a luz, ellos padecen , pero sus madres lo hacen doblemente, y ha sido así a lo largo de la historia , b
aqueteada historia de la Humanidad, siempre hay madres enlutadas ,llorando pérdidas, cuidando hijos tullidos o heridos de alma y cuerpo...
Quien dice madres, dice abuelas, dice hermanas...mujeres que dan vida , a costa de la suya y de su salud, para la muerte.
Parece un contrasentido cruel;una paradoja macabra.
La guerra, la peor lacra del género humano sin género de dudas, que trae de la mano a otros indeseables como ella.
Celebrar a la Madre deberia ser siempre una ofrenda de Paz, el mejor regalo, porque la Paz trae de la mano todas las cosas buenas y positivas que anhela el ser humano.
Precisamente con un fin parecido empezó esta celebración que nos ocupa hoy en el s. XIX; y como en otras ocasiones los pioneros fueron ciudadanas de EEUU; la causa que el día de la madre se lleve a cabo el segundo domingo de mayo de cada año, se remonta al año 1872 en que se sugirió ese día para honrar la paz, organizando una gran manifestación pacífica en la que reunió a un gran número de madres que habían perdido a sus hijos enrolados en el ejército. El objetivo era convertirla en una celebración nacional por las madres y la paz, sin embargo, no fue posible, al final quedó como encuentros anuales en la ciudad de Boston, Massachussets ,deviniendo en el día de la madre.
Esta iniciativa, traída por los colonos británicos y promovida por la autora del Himno de la República,Julia Ward Howe, estuvo acompañada por la hija de una activista comunitaria del estado de Virginia que durante la Guerra Civil norteamericana participó en la organización de mujeres para prestar servicios en la sanidad, en el cuidado de heridos sin distinción de bandos,
Unos años más tarde otra tesonera ciudadana,Anna Jarvis, promovió a través de cartas y contactos políticos que el segundo domingo de mayo se celebrase el día de la madre en territorio estadounidense porque coincidia , según los años,con el deceso de su madre una abnegada y firme fémina, ocurrido en 1905.
Cinco años más tarde el día de la madre era celebrado en muchos de los estados de la unión, consolidándose hacia 1912 luego de la creación de la Asociación Internacional del Día de la Madre, organismo creado con el fin de promover la iniciativa, aprobada por el Congreso de los Estados Unidos como fiesta nacional en el año 1914, bajo la presidencia de Wilson. Como señalamos, a pesar del origen laico y hasta de carácter intimista del festejo del día de la madre en el país del norte, casi cincuenta estados adoptaron el segundo domingo de mayo para sus propios homenajes del día de la madre.
Sin embargo, la festividad impulsada por Ana Jarvis comenzó a mercantilizarse, de manera tal que se desvirtuaba el origen de la celebración. Esto motivó a que Ana presentara una demanda, en 1923, para que se eliminara la fecha del calendario de festividades oficiales.Sus reclamacionestuvieron gran difusión y provocaron que fuera arrestada por disturbios durante una reunión de madres de soldados en lucha, que vendían claveles blancos, el símbolo que Jarvis había impulsado para identificar la fecha.
Ana luchó con insistencia contra la idea que ella misma había impulsado, perdiendo todo el apoyo de aquellos que la acompañaran inicialmente.El egoismo y el capitalismo ciego ensucian o envilecen las ideas y los hechos más excelsos.No obstante , la idea era excelente y digna.
La memoria colectiva y las mujeres van casi siempre de la mano, o abrazadas.
Me gustaría que las mujeres que han llevado sobre si , desde siglos,el peso del dolor por la locura de hombres que se lanzaron embrutecidos a la lucha, pudiesen recuperar la esencia de la feminidad, dar vida y mantenerla, cuidar que todo progrese y prospere con la firmeza y la calidez que solo las manos de una mujer ... y todo ello en PAZ y por la PAZ.
Creo, sé, que nos lo merecemos.
Para que las memorias de las madres, de todas las mujeres ,sean como campos de flores ...Sé por experiencia que una madre no olvida, aunque selectivamente pueda arrinconar en el trastero de su mente aquello que no juzga digno de compartir
¡Por vosotras!
¡Por tod@s!