viernes, 25 de febrero de 2011

Carta abierta a la diputada Villalobos de una discapacitada" no tontita"



He tomado prestado de mi querido y admirado compañero Carlos Ibañez y de su blog "Apoderáte" esta entrada,porque resume perfectamente el sentir de aquellos que estamos discapacitados, discapacitados de muy diversas facetas,porque no hay una "tabula rasa" que nos iguale a todos; pareciendo que debemos hacernos perdonar como somos o cómo estamos; a pesar del afán de superación ,del deseo de integrarnos y de ser útiles a la sociedad y de esas historias personales de lucha y amor propio que no se conocen porque somos ciudadanos anónimos.
Existen muchos tipos de marginación, que enmascara el rechazo, pero seguro que la más notoria es la del Lenguaje.
Celia Villalobos, aunque es una mujer que tiene mucho temperamento y es muy apasionada en todas sus cosas, a veces , ha sido abanderada de causas perdidas,pocas, pero hay que reconocerselo, no ha sabido refrenar su lengua o es que le ha jugado su subsconsciente una  "mala pasada" y ha expresado lo que sentía aunque ha caido en la justa indignacion de los aludidos, amén de haber sido tremendamente incorrecta y cruel.
Yo le suponía otra talla moral y altura personal que  se me ha venido abajo.
Uno puede tener fallos, de acuerdo,pero la bonhomía, la buena educación que se les supone a nuestros representantes  deben llevar a pedir perdón, disculpas sinceras y creibles; nadie estamos libres de decir inconveniencias;pero hay que reconocerlas y subsanarlas,no enrocarse y salir atacando a Bono con palabras altisonantes que indican un orgullo desmedido, algo en lo que peca con mucha frecuencia el PP y su gente.
La culpa, Celia ha sido suya, las palabras han salido de su boca y no se quedaron solo en su pensamiento; no se empecine en lo que no es de recibo ni tolerable, en su caso como persona pública y representante de los españoles, como ser humano que es.
Estamos en nuestra situación de discapacitados a pesar nuestro, yo , particularmente era muy feliz cuando podía valerme por mi misma ,desearía no haber invertido años de gran esfuerzo de los profesionales de la medicina y de la rehabilitación, de mi dolor y de mis lágrimas para ponerme de pie de una silla de ruedas y caminar con bastones, dejar de trabajar en lo que me gustaba , atender a los míos, hacer planes con los compañeros y amigos... vivir con una calidad que voy consiguiendo con mucho esfuerzo y suerte variada ;pero que nunca será igual a  aquella que tuve;  procuro no amargarme; a mi me cambió la vida de un día para otro, piense en ello ;no estamos exentos de pruebas duras o difíciles de asimilar en la vida, nadie.
Le recomiendo reflexión y sobre todo las disculpas, que puede que no arreglen nada o que nadie las crea; tal vez sirvan para  salvar su propia dignidad frente a los ciudadanos.
Los trabajadores discapacitados en el Congreso de los Diputados, que han tenido que pasar pruebas de acceso, que cumplen sus funciones con mucho valor personal no se merecen esa palabra indigna de "tontitos" porque asi se llaman en Andalucía (?), bueno esa palabra en realidad solo le hace indigna a Vd.
En realidad nos trata de minimizar o burlarse (aunque no creo que esta haya sido su intención o a lo mejor es que nos ve como  una "carga" que hay que soportar), metiéndonos en un mismo  epígrafe a todos discapacitados físicos, psíquicos etc.
Por mi parte voy a dejar de darle atención mediática, diputada o disputada ,que ya no sé, usted se retrata por si sola,incluso aunque se retracte.

http://apoderate.blogspot.com/2011/02/carta-abierta-de-discapacitada-no.html