domingo, 23 de enero de 2011

Memoria Viva :Los Abogados de la Democracia

“LOS ABOGADOS DE LA DEMOCRACIA”, video realizado por Tino Calabuig para CCOO y la Fundación Abogados de Atocha y que sirvió de preámbulo al acto de reconocimiento, en el “33 aniversario”, a los abogados de la acusación particular en el juicio de Atocha. Acto que tuvo lugar el sábado 23 de enero de 2010 en el auditorio Marcelino Camacho. El juicio contra los asesinos de Atocha cumplía en esos días 30 años, ya que se llevó a cabo en los 80.


http://vimeo.com/8986290 

Todo ocurrió un  24 de enero, un dia cualquiera ,como hoy, en este nuestro país hace 34 años ya, en 1977...Yo me acuerdo estremecida de aquel ataque fascista en la Plaza de Antón Martín, al lado prácticamente de mi casa, lo que significó en nuestras luchas reivindicativas en la Universidad y en la calle, los cambios que iban a venir después de la muerte del Dictador, lo malo es que los suyos coleaban y se revolvían sabiendo que la situación de antaño era insostenible y el pueblo español no lo iba a soportar más... Es curioso,  Atocha, la calle que trenza una red frondosa de relatos sobre la historia de Madrid, vío ,sintió, los tiros,  los gritos, la sangre ,el estupor, la huida  atropellada de aquellos que no merecen ser llamados" hombres", que se comportaron como asesinos y torturadores de la guerra y de la postguerra,porque de casta les venía...

Sus vidas, las de aquellos cinco trabajadores  de la Justicia  social, fueron segadas por un puñado de pistoleros -terroristas- de extrema derecha, amparados sombras poderosas y amenazantes. 
Las víctimas estaban desarmadas, conversando en una reunión de abogados. Defendían a centenares de trabajadores y vecinos de Madrid y provincia, operarios explotados , sindicalistas siempre en la picota, inquilinos indefensos ante los abusos y la arbitrariedad de unas leyes que podían ser cualquier cosa menos leyes de igualdad,  solidaridad,  libertad o ciudadanía. Quedaba mucho por hacer, recién  empezaba a caminar una Democracia tambaleante e insegura.
Tenian la fuerza y el convencimiento de que había que ayudar , atender al pueblo desprotegido, abusado y acorralado en sus más simples derechos, el trabajo, una vivienda, por la lucha sindical para que nosotros tuviesemos mejores condiciones de trabajo y de existencia; ese fue su "delito", la condición que los hizo pasto de las balas, la misma condición que arrebató , segó, vidas e ilusiones de miles de republicanos en la maldita Guerra civil.
Quisiera traer la voz de una crónica periodistica de hace unos seis años,  en el País, firmada por Rafael Fraguas, que aún me estremece,porque hace falta no tener alma para no sentir arrebato de cólera y de lágrimas.
Cito textualmente: 


"Uno de los asesinados aquel 24 de enero de 1977 era, precisamente, un empleado despedido de Telefónica. Se llamaba Ángel Rodríguez Leal y trabajaba como administrativo en el despacho de Atocha, 55, donde los abogados Luis Javier Benavides, Serafín Holgado, Javier Sauquillo y Enrique Valdelvira, hallaron junto a él la muerte. Cuatro personas más, Dolores González Ruiz, ex compañera del estudiante Enrique Ruano, muerto en 1969 en manos de la Brigada Político Social franquista y compañera de Sauquillo; Luis Ramos; Alejandro Ruiz Huerta y Miguel Sarabia sufrieron heridas gravísimas, pero sobrevivieron. Las víctimas eran del PCE.
Según Francisco Naranjo, secretario de Comunicación de Comisiones Obreras de Madrid, anfitriona del homenaje, "el sindicato se siente cada día más orgulloso de haberles tenido por compañeros". José Luis Rodríguez Leal, hermano de Ángel, se hallaba ayer en la sede de CC OO. Con él se encontraban Teresa Villar e Iván Valdelvira, esposa e hijo del abogado asesinado Enrique Valdelvira, y Miguel Sarabia, letrado también y superviviente de la matanza. Sarabia fue ametrallado en el vientre y pasó dos años en cama al contraer entonces hepatitis, lo mismo que Luis Ramos, tras las intervenciones quirúrgicas que sufrieron.
Los cuatro conversan con las voces aún dominadas por la emoción. ¿Se sienten víctimas del terrorismo? "Claro que sí, lo fuimos", comentan todos. Pero discrepan en cuanto a si se integrarían o no en la Asociación Víctimas del Terrorismo, de reciente actualidad. Ruiz Leal se lamenta: "Tal vez si nos hubiéramos integrado en ella, pudiéramos haber contribuido, al menos un poquito, a que no se escorara tanto como hemos visto". Iván toma la palabra: "El dolor nos daña a todos los seres y por ello, las organizaciones de víctimas han de quedar al margen de la política". Su madre, Teresa, guarda silencio. A sus ojos acude líquida y mansamente la memoria de su marido, Enrique, muerto a la edad de 31 años. ¿Cómo pudo Teresa sobrellevar un trance así?: "Tuve que recurrir a un psicólogo, pero gracias a mi hijo Iván, que tenía diez meses, obtenía de él fuerza para luchar; la fuerza que me faltara, me la daba mi hermana Olga...", dice con una mirada transparente esta mujer entonces ama de casa y hoy bibliotecaria en Móstoles. "No sé, pero nunca nadie de la AVT me llamó para nada... Salvo el alcalde Ruiz-Gallardón, no creo que nadie del PP nos considerara víctimas del terrorismo" comenta.
Miguel Sarabia destaca: "Aunque ahora parezca poca cosa, el juicio de los asesinos de Atocha, en 1980 -pese a la arrogancia de los acusados, con camisa azul y muchos asistentes, también de uniforme-, fue la primera vez que la extrema derecha fue sentada en el banquillo, juzgada y condenada". Y añade: "Con el atentado buscaban una huelga general que desencadenara el golpe de Estado... Pero no lo consiguieron". Hasta 24 pueblos de Madrid, en sus calles y plazas, recuerdan a las víctimas de Atocha,55."

Al entierro asistieron más de cien mil personas, la primera manifestación multitudinaria de la izquierda después de la muerte de Franco y transcurrió sin incidentes.
Le siguieron importantes huelgas y muestras de solidaridad en todo el país, además de un paro nacional de trabajadores el día después del atentado. En estas muestras de fuerza parecía una paradoja  que las fuerzas de seguridad  tuvieran que proteger a los miembros de un partido ilegalizado,  quizá fue  el momento decisivo, para la legalización posterior del PC. 
En marzo, tres meses después, la legalización se oficializa durante el día conocido como Sábado Santo Rojo, por ser durante el sábado de la Semana Santa, festividad católica, para así aprovechar y mitigar parte de la oposición política y sobre todo  militar, en  plenas vacaciones. 
En la legalización del PC tuvo mucho que ver como mediadora y como enlace de las diferentes partes  Carmen Diez de Rivera, alguien a quien no se ha dado la importancia que merece, ni se ha estudiado con rigor desde ámbitos académicos su labor politica y sociológica.
Ella estuvo presente en el sepelio, estaba demasiado comprometida de corazón con la democracia y con una España más igualitaria, más justa y en libertad...Otros también estuvimos;empequeñecidos por la magnitud de un dolor que nos llevó a ser impecables dando muestras de un civismo  que los señoritos de derechas, los "camisas nuevas" no nos suponían y llovía sobre mojado, pues yo ya habia asistido a varios entierros de compañeros de la Facultad y de jóvenes obreros muertos a manos de semejantes energúmenos y de sus bandas de auténticos gángsteres.
Por ellos, por los asesinados:
Enrique Vandelvira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz, Francisco Javier SauquilloPérez, Serafín Holgado y Angel Rodriguez Leal.
 Y los heridos: Miguel Sarabia Gil, Alejandro Ruiz Huerta, Luis Ramos Pardo,Dolores González Ruiz
¡Salud , Memoria y Libertad!

3 comentarios:

  1. Tomado de la prensa de aquellos días, especialmente de la revista TRIUNFO:
    "Los GRAPO secuestran a Oriol y Urquijo y la Triple A asesina a abogados laboralistas en Atocha. ETA mata en Durango y la ultraderecha en Montejurra. En este clima de violencia y sinrazón se ve obligado el gobierno a maniobrar. El fascismo cobra diferentes aspectos: ultraderecha que se resiste a perder lo que durante cuarenta años ha podido imponer, y extrema-izquierda incapaz de cambiar su rol en el nuevo escenario que los demócratas pretendemos impulsar.

    El gobierno de Suárez aún tiene crédito pero debe cambiar su actitud pues la firme serenidad que estaba mostrando hasta ahora al llevar con pulso firme esta transición política, comienza a dar síntomas de impasibilidad, que es algo inadmisible en un gobernante. Con la misma fuerza que impiden manifestaciones de la izquierda o cierra imprentas por tirar pasquines comunistas, debería actuar contra aquellos que, valiéndose de su posición en el propio organigrama estatal, promueven asesinatos. El terrorismo de Estado está ahí, y quien no quiera verlo será un ciego de la política, un cínico redomado capaz de condenar el crimen de Durango y mirar para otro lado en los sucesos de Vitoria. Raro es el día que no nos despertamos con un atentado de GRAPO o ETA, los terroristas oficiales, pero también raro es el día que algún simpatizante de la izquierda no cae abatido por los disparos de un guerrillero de Cristo Rey o de algún asesino de la AAA.

    Suárez debe mover ficha y demostrar que no nos encontramos a las puertas de una nueva guerra civil; que el gobierno va a ser responsable y va a saber actuar también contra quienes se amparan en cuarenta años de "todo vale" y se ocultan bajo las faldas del propio Estado."
    Lo coloco a título anecdótico, aún conservo viejos recortes amarillentos y doblados que son trocitos de historia y memoria muy vivas, que aunque duras ,tienen el valor de lo vivido y lo luchado, hoy que nos hemos olvidado de lo que significa reivindicar, bregar en la calle...aunque siguen existiendo las circunstancias adversas para los más desfavorecidos y causas que merecen nuestra atención como hombres y mujeres progresistas.

    ResponderEliminar
  2. Mí querida Sonso:
    He leído tu artículo que me parece sólido como lo que tu haces. Es un recordatorio muy importante que haces, dando una visión de los abogados de Atocha y situándolo en aquel extracto temporal, al recordarnos artículos y recortes de la época. La aportación del video es la guinda. La mención de Carmen Diez de Rivera es de justicia. Fue quien más batalló para la legalización del PCE y tuvo que ver también en la autorización del duelo de los abogados. Tienes razón, no se ha tratado a Carmen como se merece y sin embargo es una figura fundamental en la transición, pero Carmen, para muchos forma parte de la memoria incómoda, que no se quiere mantener o se prefiere enterrar. La vida fue injusta con ella y ahora, los políticos y los historiadores, la relegan al olvido. Así son las cosas de injustas.
    En nombre de todo el sindicato, en el mío propio y en él de mis compañeros abogados, gracias de corazón.
    Aquellos años fueron terribles. El día de la matanza yo estaba de guardia en la base mixta de Segovia. Tuve que hacer la mili por mi quinta, porque no me dejaros hacer milicias. Tenía ficha y había estado detenido. Pero pude asistir al sepelio, del que me acuerdo como si fuera ayer. Esa semana la larga mano del fascismo español, además de asesinar a los abogados de Atocha, que era tanto como asesinar a la libertad y a la lucha por su objetivo, mataron de la mano de los antidisturbios y de más fascistas italianos y argentinos a Mari Luz Nájera y a Arturo Ruiz. Fue una semana que tengo incrustada en mi corazón. En la mani donde cayó Arturo, estuve con Julia y otros compañeros y lo recuerdo perfectamente. Fueron momentos muy terribles.
    Mi hermana Bea había sido compañera de Ruano, al que asesinó la GESTAPO de Franquito, tirándolo por la ventana. Eran amigos. Conocía a Lola y conoció a Sauquillo, al que mataron en Atocha. Este provenía de los chinos y había sido compañero de cédula de mi hermano Jos. La pobre Lola ha tenido muy mala suerte en la vida yeso que es una superviviente de Atocha. Mataron a su novio, Ruano y después a su, también novio Sauquillo y casi la matan a ella. Que vida tan trágica y tan marcada.
    Nunca se me olvidará el sepelio, que ahora recuerdo más, si cabe, gracias a tu video, aquel silencio terrible, aquellas caras, las lágrimas de todos, los gestos crispados y los puños apretados, con el desgarro en el corazón, pero todos en silencio, ordenando nuestra rabia. Pocos días después, gracias, sobre todo, a Carmen, se legalizaba el PCE.
    Algún tiempo después, con la mili ya acabada y empezando mis andaduras, también de abogado laboralista, tuve ocasión de asistir a todas las vistas del juicio de los asesinos de los compañeros de Atocha. Fue gracias a Bono, entonces en el PSP de Tierno, al que conocía por los socialistas del PSOE. Me dijo que me pusiera una toga y que me sentara todos los días detrás de él, como si fuera su asistente.
    Sonso, tengo clavadas en mi corazón las caras de aquellos hijos de puta, la frialdad con que respondían, como si la cosa no fuera con ellos y sí, tenían pinta de lo que eran, asesinos y fascistas. Fueron unos juicios memorables.
    Por eso, porque me has hecho recordar, aunque lo llevo en el corazón y en la mente, me ha gustado mucho tu artículo, que además es parte de ti, por el corazón que le pones.
    El otro, también me ha gustado mucho Sonso y tienes razón en lo que escribes y comentas. Como te entiendo. Pero no debes permitir que encima te hagan hervir la sangre. Recházales, Critícales, pero que no te envenene, Sonso, que tu eres todo corazón. No se merecen ni tu rabia. Es mejor seguir a lo nuestro, denunciando, peleando, pero sin que nos hiera, que no pueda con nosotros.
    Recibe un abrazo intenso de oso y millares de cariño.
    Salud por siempre y para siempre, Sonso, y Salud y República.

    ResponderEliminar
  3. Gracias hermano, así lo haré, es una manbera de que no sigan venciendo los utilitaristas ni los desahogados.
    Yo tenía 19 años en aquel entonces y una rebeldia que no les cuadraba en "casa", ahora comprendo y copmprendo bien muchas de las cosas que ocurrieron en mi vida y que aún ocurren.Me gustaría gritar, pero al menos el grito deberá esperar o quedarse en mi garganta para siempre...Seguiré con vosotros por este camino, acompañados y abrazados, como en la escultura...si, una barrera contra la injusticia y contra las indignidades, la voz de los sin voz... como debe ser.
    Salud hermano!

    ResponderEliminar