miércoles, 10 de junio de 2009

¿ Por que?



¿Por qué Europa permanece anclada en la derecha?

tomado de "Reflexiones progresistas"

"Tenemos una Europa más conservadora, más euroescéptica y más xenófoba. Al menos este es el enunciado teórico que se desprende de la lectura de los resultados electorales europeos producto de los comicios que se han celebrado entre el cuatro y el siete de Junio en los veintisiete países de la Unión.

Bajan los socialdemócratas (que consiguen vencer en Grecia, Rumanía, Chequia, Suecia, y Dinamarca) cediendo a los conservadores la mayoría que ostentaban en países como Reino Unido, España o Portugal. Sube la derecha y también lo hace su versión más extrema y eurofoba, para preocupación de todos.

Se presenta un escenario poco o nada favorable para quienes compartimos una visión principalmente política de la Unión y para quienes deseamos que ésta se amplíe en sus miembros (pensando en Turquía, a cuya entrada se opone la práctica totalidad de la derecha europea encabezada por Sarkozy y Merkel), para quienes aspiramos a una UE que profundice en sus potestades y que aumente su peso específico en estos cruciales estadios previos a la fragua de una proyecto de federación que aparece ahora más improbable en manos de quienes solo se interesan por la "liebre económica" europea.

Estamos en una crisis de derechas. Una crisis global acelerada y agravada por los procederes neoliberales consistentes en soltar las bridas de la economía, aún a riesgo (confirmado) de que puedan ser arrollados quienes sencillamente pasaban por allí.
En este contexto de crisis de un modelo que no es el nuestro -que no es el socialdemócrata- no se ha producido en Europa el cambio político que sí se produjo al otro lado del atlántico.
Allí no resultaba lógica la reelección de las ideas de los gurús de las stock-options y de las hipotecas basura, las ideas de la depredación, del dinero fácil y el empoderamiento de los consentidos especuladores que jugaban con el dinero de las familias en detrimento de la economía real y productiva.
Sin embargo somos los socialdemócratas, los que creemos no en una regulación subsidiaria y esporádica de la economía, no en los interesados "paréntesis" en la supremacía del Mercado sino en la normalizada intervención y supervisión pública (ergo democrática) de la economía, quienes hemos salido derrotados en Europa.

¿Por qué se ha producido esta paradoja en todo el continente? ¿En qué han fallado los progresistas en esta convocatoria? Estas elecciones han sido unas de las más relevantes dado el contexto de incertidumbre y de decisoria encrucijada ¿por qué la participación ha vuelto a caer en picado, continuando con la inercia descendente? ¿Comenzaremos los socialdemócratas a explicar Europa con seriedad desde mañana mismo o volveremos a dejar pasar la ocasión? ¿Volveremos los socialistas, sempiternos abogados del internacionalismo, a embotarnos en nuestros Estado-nación y en nuestros partidos nacionales sin refundar un verdadero Partido Socialista Europeo, con actividad y presencia política más allá de la del grupo parlamentario? ¿Cómo podemos asumir que zonas industriales y trabajadoras como el norte inglés caigan en manos de los nacionalistas xenófobos y recalcitrantemente euroescépticos? ¿Cómo hemos podido comprometer de tal manera el futuro de la UE y de los derechos sociales, dejando Europa en manos de gente como Berlusconi o Mayor Oreja, arriesgándonos a que se abra de nuevo la caja de pandora de las 65 horas semanales?

Son algunas preguntas que estaría bien responder clarividentemente. Son las preguntas que nos hacemos, creo, los militantes y votantes del socialismo europeo. Los que sabemos que lo podíamos haber hecho mucho mejor si hubiéramos comunicado mejor y si hubieramos llamado a la movilización desde la concienciación como producto de cinco años de explicación y pedagogía europeísta."

No hay comentarios:

Publicar un comentario