martes, 23 de junio de 2009

De Héroes y de Mártires.II.

¿Y como calificar a mi querido Vicente Ferrer?, creo en hombres tan grandes como Vicenç, hombres que nos enseñan que su fuerza de ayuda no se extrae de sermones sino que sale del esfuerzo y la dedicación.Un héroe , un lider, los que levantan la sociedad, los que dedican su vida a dar y enseñar, puede que debamos volvernos exigentes con nuestros gobiernos y exijamos ante todo corazón y solidaridad. El cielo ha ganado una estrella más reluciente que ninguna. Hoy, huérfanos de Vicente habría que levantarse y seguir su ejemplo. Uno se vá y quinientos se tendrian que levantar Gracias Vicenç estés donde estés...has invertido muy bien en la tierra,dar y enseñar a dar , compartir y construir, que gran ejemplo para los gobiernos y los gobernantes, para ricos y pobres ¡ para todos ¡ hicistes felices y dignos a miles de personas en esta tierra.
Un buen libro siempre cambia, en la medida de lo posible, la vida del lector entregado. Ese cambio llega a límites insospechados cuando se trata de una historia como La revolución silenciosa, la biografía de Vicente Ferrer.El periodista Alberto Oliveras narra en 253 páginas la vida del octogenario filántropo, recientemente elegido Català de l'Any. Desde su infancia jugando en las calles del casco antiguo de Barcelona --la obra ofrece un interesante relato costumbrista sobre la capital catalana de los años 20-- hasta su vasta obra en Anantapur, una de las zonas más deprimidas de la India, donde la Fundación Vicente Ferrer ayuda a más de dos millones de personas.
La revolució silenciosa empezó a engendrarse en octubre de 1999, cuando Oliveras viajó a Anantapur decidido a confesar a Ferrer, quien, pese a haber sido siempre reticente a hablar sobre su vida --su máxima siempre ha sido la de hablar poco y escuchar mucho--, se mostró encantado de compartir sus experiencias con el periodista, conocido por su sensibilidad fomentando causas humanas y solidarias.
Los primeros capítulos del libro narran los episodios más desconocidos de la historia de Ferrer. Oliveras relata cómo un jovencísimo Ferrer decide ingresar en el POUM, ya que "su ideología era más afín a la utopía anarquista que al conservadurismo burgués o al dogmatismo comunista". Poco más tarde, el futuro pionero del desarrollo integral tendría que esconder su condición de anarquista al ser llamado a filas en la 60 División. Tenía solo 16 años y era uno de los reclutas de la Quinta del Biberón. Fue en la batalla del Ebro donde Ferrer sintió la llamada de Dios.
Antes de embarcarse en el viaje que le llevaría a la India, país que cambiaría su vida para siempre, pasó una temporada en el campo de concentración de Argelès, en Francia, y en el de Betanzos, en Galicia. No fue hasta los 24 años cuando ingresó en la Compañía de Jesús para responder a su vocación: ayudar a los demás, contienda a la que desde entonces ha dedicado su vida.
por eso las visitas a enfermos terminales en un hospital y el reparto de maíz entre los pobres en plena sequía (contradiciendo las órdenes de la jerarquía, Ferrer abría las puertas del granero y repartía el cereal que había reservado).Era un economista intuitivo como explica David Cano,"Desde una perspectiva de economista, llama la atención de Vicente Ferrer que, sin contar con estudios reglados en la materia, haya puesto en marcha proyectos que demuestran que es posible erradicar la pobreza con un enfoque que está en línea con lo que marcan los postulados económicos. Como solo sucede en las personas inteligentes, Vicente Ferrer ejercía por instinto lo que el resto hemos necesitado estudiar, en este caso economía o gestión estratégica de la empresa. Los proyectos iniciales (en los primeros años de la década de los setenta) fueron campañas masivas de vacunación, formación sanitaria, desarrollo agrícola y ecológico. En definitiva, supo aplicar aquello de no dar peces, sino una caña y enseñar a pescar. «El esfuerzo necesita ser permanente para dar a los campesinos de Anantapur las herramientas necesarias para salir adelante. Y a sus hijos la formación adecuada para que el día de mañana puedan afrontar la vida». En esta frase se resume la estrategia más válida para combatir la pobreza."
Ahora cuando lamentamos profundamente su pérdida y tenemos el fuerte compromiso de mantenernos firmes con el compromiso que él asumió : el desarrollo de las comunidades discriminadas de la India.
http://www.fundacionvicenteferrer.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario