jueves, 16 de febrero de 2012

Ideologia y falsa conciencia

Nos quieren convencer de que recortan salario a unos trabajadores para crear empleo, pero eso es falso.

El concepto "ideología" puede ser entendido en diversas acepciones. Aquí lo vamos a utilizar en el sentido de "falsa conciencia", de mirada deformada sobre la realidad como consecuencia de la posición social del sujeto. Todas las sociedades se sustentan, entre otros instrumentos, a través de una ideología que, construida por la clase dominante en función de sus intereses, se pretende que sea asumida por la sociedad en su conjunto. Cuanto más asumida está esa ideología dominante, más sencillo le resulta al poder imponer sus políticas.
Viene esto a cuento de varias cuestiones. En primer lugar de la humorada del simpático Mario Monti, primer ministro italiano, que ha tenido a bien dejarnos claro lo aburrido que es tener un empleo para toda la vida. ¡Con la cantidad de desafíos que hay por ahí! ¡Tantos empleos precarios esperando a los jóvenes para que se zambullan en la aventura de la vida! ¡Qué es eso de querer vivir siempre en la misma ciudad, de querer tener una casa en propiedad! ¡Qué aburrimiento! Se me abre la boca de solo pensarlo. Pero no es un bostezo, ahora me doy cuenta, es asombro, estupor, de que un senador vitalicio tenga tan enorme cuajo. Bien pensado, quizá sea su propia experiencia la que le lleva a darse cuenta de lo aburrido que es tener un empleo de por vida. Ya decía yo que nuestros expresidentes, González, Aznar, tenían cara de estar aburridos. Bueno, en realidad, Mario Monti está ahí para eso, para crear opinión favorable a la precarización del empleo. Para eso, tras un golpe de Estado posmoderno (ahora los golpes de Estado no se hacen con tanques, sino a golpe de recomendación del FMI, de las agencias de calificación y de los mercados financieros), le han colocado al frente de la república de Italia los poderes fácticos internacionales.
La segunda cuestión deriva directamente de la primera, pues si a alguien le parece aburrida la estabilidad en el empleo, es lógico que le parezca estupendo el despido libre. Bueno, como se dice de manera menos alarmante, la flexibilidad laboral. Me permito recordar la importancia de las palabras: cuando oímos "flexible" pensamos en algo positivo, la flexibilidad de la gimnasta, del carácter de alguien, frente a la rigidez, que es algo negativo, como el "rigor mortis". En fin, que a Monti y sus secuaces lo de despedir con libertad (otra palabra bonita) les parece lo más propio del libre (otra más) mercado. No sé si se habrán dado cuenta de que, sea cual sea la coyuntura, siempre encontramos a algún empresario que nos recuerda que el mercado laboral está lleno de rigideces (mortales) y hay que flexibilizarlo (hacerlo atlético). Si la economía va bien, para que siga yendo bien, si va mal, para que deje de ir mal. A mí esto siempre me había parecido un misterio, hasta que hace poco me di cuenta de que, también, era una cuestión de clase, de posición social. Me explico.
Tengo una amiga que era profesora de alemán y que un día asistió a una conversación del siguiente tenor entre dos alumnos. Uno de ellos, hijo de padres muy ricos, a sus diecinueve añitos tenía ya casa propia en uno de los sectores más caros de la ciudad. Una de sus compañeras le dijo que realmente era un tipo afortunado, a lo que él le respondió diciéndoles que por qué no les decía ella a sus padres que le compraran un piso. Ella le dijo que, como mucho, sus padres le podrían comprar unos zapatos. El muchacho, bañado en su ideología, le dijo: "tú insiste, insiste, y verás como te lo compran". Es decir, pensaba que todo funciona como funciona en su mundo.
Bueno, pues eso es lo que les pasa a los empresarios, que piensan que todo es como en su mundo y entonces el despido no les parece algo negativo, sino todo lo contrario. ¿Acaso no se perciben indemnizaciones multimillonarias por ser despedido? ¿No son noticia, día sí día también, las suculentas indemnizaciones que se perciben cuando alguien, digamos un directivo de un banco, un consejero de una gran empresa, es despedido? Entonces, ¿a santo de qué esa demonización del despido? Que, además, añadiría Monti, te permite la apasionante aventura de buscar otra ocupación.
Y aun hay una tercera cuestión. Los que tenemos trabajo, debemos ser solidarios (preciosa palabra) con los que no lo tienen y aceptar, sin chistar, que nos bajen el sueldo y nos quiten derechos para crear empleo con lo que se ahorra. Solo un pero: ¿Van a utilizar ese dinero para crear empleo o para ajustarse a las directrices de terrorismo social del FMI? La izquierda ya propuso, hace mucho tiempo, esa idea, con un eslogan muy acertado: trabajar menos para trabajar todos. Ese es el planteamiento de izquierdas. El neoliberal es: trabajar más para que trabaje menos gente y tengamos más beneficios (que luego no invertiremos, que están los tiempos muy inciertos). Nos quieren convencer de que recortan salario a unos trabajadores para crear empleo para los parados, pero eso es radicalmente falso, pues lo único que se pretende es ajustar el déficit público, lo que exige que lo que ahorran no se lo gasten. En fin, ideología, ideología, ideología. De lo que se trata es de generar un estado de opinión favorable a la precarización, al despido libre y a la erosión de los derechos sociales que allane el camino, a través de la forma de pensar, a la aplicación de políticas neoliberales. Perder la batalla de las ideas es perder la batalla política.
Juan Manuel Aragüés, Profesor de Filosofía de la Universidad de Zaragoza 16/02/2012.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada