viernes, 21 de octubre de 2011

Alimentarnos, nutrirnos, sin perjudicar al planeta

No sólo de contaminación de motores se nutre el cambio climático… la ganadería y la producción de carne y leche es una de las industrias más contaminantes, aunque existen algunas iniciativas para tratar de reducir la contaminacion producida por el metano de las vacas, todavia es mucho lo que falta por hacer.
Los niveles de gases metano y la contaminación de las aguas subterráneas que esta industria produce es un tema muy sensitivo porque tiene a muchos llenandose los bolsillos de dinero y dando como consecuencia enfermedades coronarias de una sociedad occidental enferma de grasas saturadas y colesterol.

Sin ir más lejos, cada día la propaganda televisiva está llena de avisos de yoghures, quesos light, leches fortificadas, que ni siquiera es necesaria cuando estás bien informado de qué cosas puedes -y cuáles no- meterle a tu cuerpo para que funcione perfectamente.

¡Es tan fácil contribuir a la disminución de las emisiones contaminantes! Deja de comer carne: un día por semana, luego dos, tres, hasta siete… sentirás cómo cambia tu cuerpo, cómo te sientes más liviano, cómo dejas de contribuir a una negra industria que esclaviza hombres y animales, y verás que nada malo te pasa si aprendes a alimentarte bien.


En 2007 las Naciones Unidas declaró que la crianza de ganado emite 40 VECES MÁS gases de efecto invernadero (detonantes del cambio climático y calentamiento global) que TODOS los medios de transporte combinados.

Adicionalmente, si el alimento que se da para engorde del ganado se usara para alimentar a las naciones que padecen hambruna, ya hubiera acabado esta crisis.
 publicado por Ana Kovalevsky, Clinica de Medicina Bioenergética
Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario