domingo, 9 de enero de 2011

¡¡¡Mamá quiero ser Ministra!!!



Parafraseando la clásica revista “¡Mama quiero ser artista!” con la inefable Concha Velasco que tan buenos ratos  me (o debería decir nos) ha dado con sus obras más serias…me permito hacer este cambalache de palabras, esta broma del lenguaje con la que nos está cayendo encima en  el tema sensible de lo económico.
Estoy quemada y atónita porque  como a tantos ciudadanos españoles no nos alcanza y no podemos llegar serenamente a fin de mes, tengo una pequeña jubilación por incapacidad, incapacidad que cada vez progresa a más, sin mermas, lo que pretenden los médicos es que no vaya deprisa; pero va.
No me quejo por el monto mensual, pero como socialista hasta la médula,  siento en mi , el agravio comparativo,  la vergüenza, que no es de recibo, de los sueldos de mis “compañeros” dedicados al menester del servicio público, especialmente cuando lo tienen que dejar o les hacen dejarlo que de todo habrá aunque no nos enteremos.
Desde luego echo de menos un WIKILEAKS interno, luces y taquígrafos, y que no nos tomen por “menores de edad”.
Tal y como está todo el panorama, el pueblo español, sufrido pueblo donde los haya, es un rebaño de dóciles corderos que no se revuelven demasiado, me viene a las mientes una frase del “capitalista” Henry Ford que da que pensar:
“ESTÁ BIEN QUE LA GENTE DE LA NACION NO ENTIENDA NUESTRO SISTEMA FINANCIERO, MONETARIO Y BANCARIO PORQUE SI LO HICIERAN CREO QUE, A LA MAÑANA SIGUIENTE HABRÍA UNA REVOLUCIÓN EN TODA REGLA”…esta frase es del siglo XX, unos pocos años antes del crack del 29.
¿Cómo se nos queda el cuerpo?
A mi, sinceramente se me revuelve  y la indignación me sube hasta la garganta como una bilis amarga que no puedo procesar.
No es demagogia; he estado recibiendo correos de compañeros  de izquierdas y de amigos de derechas, y todos mas o menos “interesados”  en su criterio estratégico e ideológico, van en la misma dirección; lo que pasa es que no me creo nada , aplico siempre el principio de Pla, de investigar ,  leer y revolver todo para sacar conclusiones sin CREER a priori y sin quedarme en el titular .
Pues bien, he recibido correos al respecto sobre los sueldos, prebendas, privilegios varios y/o atribuciones de nuestros servidores públicos de la clase política ¿o debería decir “casta”?.
Si hemos llegado a una sociedad sin estamentos como la del antiguo Régimen,  a una sociedad de clases donde se supone que la valía personal y el esfuerzo te labran el porvenir y tu puesto en la sociedad, tanto privilegio, tanto coto cerrado convierte a nuestros políticos que ejercen el cargo en una especie de Club de Campo, y eso se nota  sobre todo en los partidos mayoritarios, aunque en algunos de los pequeños adscritos al nacionalismo ramplón y racial, también ,por aquello de imitar “al hermano mayor”.
De entre todos ellos, quiero hacer mención de un blog de los que me gustan:
Hemos sentido una “santa ira” e indignación sin límites ante lo que hicieron, no sé si siguen haciéndolo, los carísimos controladores aéreos, y sobre todo cuando nos enteramos fehacientemente de lo que viene a ser su status de trabajo, sus sueldos etc. ¿Y no nos removemos como picados por una avispa ante los despropósitos de normativas que nos señalan Y OBLIGAN como  paganos de los platos rotos de otros o como FUENTE DE FINANCIACION  ILIMITADA de unos “privilegiados” que dicen servirnos pero que se SIRVEN DESCARADAMENTE DE NOSOTROS?
¿Estamos hartos SI o NO?
A mi me duele muchísimo y me indigna más aún   el que sean mis “compañeros” de ideología que tendrían que hacer políticas sociales y  públicas, con  justicia  y raciocinio que eso tendría que ser común  a todos los partidos y la verdad es que es un bien precario en medio de tanta cabeza pensante y bien pagada de si  mismos y sobre todo por nosotros, dicho sea de paso.
No quito que un político que nos representa deba tener  un cierto nivel socioeconómico, acorde siempre a las circunstancias y al desempeño de su función evidentemente.
Cierto es que ellos tienen acceso a unos privilegios y a unas agendas de contactos que ya quisiéramos muchos de nosotros a la hora de emprender una nueva andadura profesional. En política, en el mundillo, se hacen curiosas “amistades” y “enlaces” más que provechosos, sobre todo cuando uno no tiene empacho de ganarse un “extra”, es decir que jamás fue honesto ni siquiera pensó en serlo, porque eso no es ÚTIL.
Y aquí nos hallamos ante otro tema que me molesta también en lo profundo, hemos perdido la ideología por el utilitarismo.
Se hace lo que sea y como sea con quien sea para “gobernar” , mejor dicho, para ejercer el poder, un poder que es nuestro y que les hemos cedido para que nos representen, porque esa es la esencia de la democracia, LA REPRESENTATIVIDAD.
Me parece descarado que se blinden los sueldos y los futuros personales y de sus afines con el esfuerzo monetario de todos.
Aún más me parece abominable, sobre todo en estos tiempos críticos, donde hay que rehacer y retomar la crisis como una oportunidad para enderezar errores y no sobrecargar al pueblo.
Esto no significa que en tiempos de bonanza económica haya que permitir varios tipos de norma que ahonden las desigualdades entre nosotros y los dirigentes.
Se que tendríamos que exigir para el cargo un curriculum acorde, cierta experiencia probada y lo que es más importante honestidad y transparencia… ¿tan difícil es?
Hay que sacar conclusiones y yo desde mi modesto activismo, no pienso parar, creo que muchos pocos podemos ,si insistimos, perforar la coraza o la cara dura de algunos de ellos, porque es verdad que todos no son  iguales, y que Hacienda tampoco somos tod@s, porque siempre hay “listos “ de todos los colores, con excelentes asesores y abogados, que les aconsejan  a 500 euros la hora sino más que se constituyan en sociedad opaca , que “diversifiquen” y en casos extremos que se vayan a paraísos fiscales y otras  posibilidades, que prefiero ni mencionar.
Pregunta:
¿Por qué un diputado con tan solo siete años de ejercicio, ya opta a la jubilación con todos sus derechos y un trabajador necesita 35 años?
Respuesta:
 Ser político  AL USO ES una pera en dulce, un bocatto di cardinale, con privilegios al alcance de ellos, sus herederos Y AFINES. Un círculo de alrededor de 80.000 personas cerrado y opaco. Y da igual  la ideología que dicen ostentar y la bandera que dicen honrar.
Habría que decir aquello de José Mota
¡¡¡APAGAAAA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario