miércoles, 21 de abril de 2010

HAY QUE ABRIR LAS VENTANAS


Sigo estupefacta con las noticias que me llegan, es verdad que no tengo mucha fuerza ni demasiado empuje en estos momentos,pero la "rabia", esa rabia que acompaña a todo el que ha sufrido injusticias, que se ha visto menoscabado o aplastado en sus derechos cuando no eliminado de un golpe; esa "rabia" refrenada por la razón pero no por eso menos rabia, por "padecer con" según el decir de Felipe González, que yo constato en cada buen socialista y republicano que voy conociendo me llevan a levantarme como un resorte y encauzar el torrente de indignación a través de la página en blanco y compartir estas palabras con todos y cada uno de vosotros.
he procurado ser ecuánime, ya que sectores de los que se dedican profesionalmente a juzgar no parecen serlo, es verdad que uno interpreta la ley que para eso es ley, para que al abarcar tanto sea un marco general que luego cada profesional de la magistratura amolda a su "boceto", es verdad que los jueces y magistrados, asi como los fiscales y los abogados son seres humanos que conllevan lo que Ortega y Gasset llamaba "Yo y mis circunstancias", esas circunstancias contituyen el bagaje fisico, psiquico espiritual y social de todos y cada uno de nosotros. Siempre lo he dicho, de todas las profesiones de este mundo, jamás he contemplado la magistratura ni el derecho, me considero incapaz e impropia para "juzgar" a nadie de mis semejantes ya sean mis próximos o mis ajenos.
De nuevo tenemos el viejo debate que ahora mismo es lucha enconada entre los que pretenden seguir cubriendo las maldades y los desvaríos del pasado frente a quienes queremos quitar las sábanas viejas , abrir ventanas y dejar que el aire se lleve la mugre, las telarañas y el aire viciado.Y uno se pasa la vida dando explicaciones de por qué defendemos la Memoria Histórica, de por qué nos posicionamos por la búsqueda y por devolver la dignidad a quienes fueron atropellados por una dictadura que no solo se llevó a nuestros abuelos,padres, familiares o amigos, sino que hizo, o al menos trató ,de callarnos, nos acogotó hasta el arrinconamiento, trató de contarnos un cuento sesgado y cuando vio que no nos convencia nos marcó con el fuego inquisitorial ,disciplinario , con la bota y el bastón, nuestras carnes y nuestras mentes, curiosa forma de hacernos "españoles de bien"
Los que están en frente no nos dan razones, ni humanitarias, ni politicas ni de ningún tipo ¿cómo se puede defender la barbarie y seguir manteniendola después de setenta años largos, larguísimos? ¿cómo se puede echar verguenza y oprobio, calificativos de maldad y de perversión a los que ya sufrieron la derrota y la victoria no les trajo alivio , sino al contrario?, es como si a la victima se le exigen las cuentas del criminal y el pago de las mismas.
Siempre están con lo mismo, aquellos que primero sacaron a la calle las partidas de "señoritos armados" que iban buscando la bronca y eran ostentosos en sus alardes de fuerza ,se permiten después de tener las manos sucias de tanta ignominia, de tanto abuso y de tanta represión,para la que incluso se presentaban voluntarios ,eso si,bien anestesiados con licor para adormecer el ápice de conciencia que aún les quedaba y que deshilachado podía molestarlos con posterioridad a los "festines" de justicia injusta ; se permiten como decia antes, levantarse con audacia y señalar con su dedo a los que claman con razón por los que estos "personajes" y sus herederos de hoy ,.quitaron su voz y su vida, utilizando los instrumentos que la democracia les permite; sistema de gobierno, por otra parte, que les asquea, pero hacen de la necesidad virtud, claro está.
Dicen que las plagas hay que cortarlas de raiz, yo no estoy haciendo apología de la violencia, no, eso jamás, eso nos distancia de ellos bastantes años luz; somos mejores que ellos porque reconocemos los errores que algunos cometieron ahitos de injusticias y de hambre contra los que ellos creían representantes de su opresión: las clases nobiliarias, la alta burguesia y los industriales, la Iglesia etc.En la furia del pueblo cayeron inocentes; en el fragor de la guerra cayeron de ambos bandos, pero la represión es otra cosa, la represión implica un plan premeditado, una estrategia para borrar de la faz de la tierra y someter al derrotado, al que no es ni piensa como el ganador.La represión es la estrategia de los que quieren ser solos y dominar , de los que no tienen mas razón que la fuerza bruta para convencer o para "dialogar". No más Paracuellos, ni matanzas de civiles de "orden", de religiosos llevados a los altares... asumimos y aborrecemos aquello que sacó la cara mas horrenda del ser humano, para que no se vuelva a repetir;pero estos "integros" patriotas y católicos a ultranza, usan y abusan lanzando como arma arrojadiza para que no sobresalga lo suyo de entre las costuras del tiempo.Dicen que así no se cierran heridas, lógico, si ademas de derrotados, masacrados y ninguneados ahora se les niega el pan y la sal de ser enterrados con dignidad se les niega la satifacción de borrar de sus "expedientes" tantas mentiras urdidas y tanta falsedad al abrigo de ser hostiles a una ideología que es y era contraria a la libertad, que se alzó en armas, no lo olvidemos, contra la república legitimamente establecida que se habían dado los españoles, que urdió un movimiento militar para derrocar al gobierno establecido, y que trajo una guerra odiosa prolongada a sabiendas asi como una postguerra mas cruel y despiadada que la misma contienda.
No hablo como historiadora, ni tampoco hablo como hija de falangista y militar privilegiado por el régimen, sino como ser humano divididido ante tantas contradicciones y tanta desvergüenza manipuladora, ante tanta mentira para defender ¿qué?...
En mi familia hubo asesinados por los falangistas,eran republicanos de corazón y socialistas por convicciones profundas,los hemos sacado hace bien poco de una fosa en medio de la Sierra cercana a Talavera de la Reina, gracias al amparo de la ley y al imperio de la misma ,gracias a un abogado entregado a la causa como es Fernando Magán y a las Asociaciones de familiares de asesinados y represaliados asi como de este juez denostado por cainitas y por revanchistas, Baltasar Garzón; que inició este proceso a escala mayor, aunque luego se retiró al comprender que no estaba habilitado por la esencia de la ley para hacerlo desde su juzgado.
Hemos esperado cerca de 74 años.Hemos sido pacientes, pero otros no pueden esperar más, no deben y no quieren. Estoy con ellos.
Y hoy a riesgo de ser demandado y casi juzgado por los que trataba de juzgar por los crímenes de la dictadura franquista por aquel genocidio que a pesar de la Transición y de los pactos de silencio no ha prescrito... es el mundo al revés, para regocijo de unos y para gran dolor y estupor de otros.
No solo los falangistas son culpables de atrocidades, son una parte de ese enorme iceberg que flota por la historia reciente del país, con ellos hubo otros que hoy nada dicen aunque lanzan velados reproches que suenan a tibieza, que saben a poco o a nada;estoy señalando a la Iglesia, cuyas Instituciones dedicadas a la "obra" de "recoger y hacer personas de provecho" de los hijos de republicanos y desafectos, de aquellos "rojos viles", y sobre todo señalo a instituciones de Salud Materno infantil y salud mental de aquel tiempo.
Los nazis utilizaron la ciencia o la pseudociencia en favor de su ideología, no voy a entrar en eso, pero Franco y sus adláteres hicieron eso y algo más,llevaron el socialismo, el ser de izquierdas o "rojo" a la categoría de enfermedad mental arraigada en los descendientes y perpetuandose de unos a otros.
Es un tema harto interesante para quien estudia y bucea en la historia; no le faltaron a Franco sus doctores fieles que hicieron pruebas, gastaron a manos llenas las exiguas pesetas de aquel tiempo y viajaron a cuenta del Estado español a la querida y añorada Alemania...
No he oido hablar mucho de esto, tan solo de pasada, pero ahora que las cosas están cambiando y que hay debate debería sacarse a colación ¿cuántos sobre todo niños y mujeres pasaron por las manos de estos doctores y sus equipos para serles extirpado ese mal que tiene que ver con el socialismo y el republicanismo?, ¿cuanto sufrimiento, cuanto dolor tras los muros de prisiones, escuelas y centros frenopáticos ?...
Técnicas nazis, tramas casi policíacas con monjas, curas, médicos y funcionarios con los papeles protagonistas. Tramas propiciadas por Franco que comenzó con una misma intención: “Sacar el germen marxista” de los miles de niños con madres o familia republicana. La persecución de ese gen, tal y como mandaba Vallejo Nájera, es una de las pruebas más rotundas del genocidio que supuso el franquismo; desrraigos, robos de neonatos, impunidad, vidas robadas...Aunque parezca mentira gran parte de estas atrocidades estaban amparadas por ley. Algunas de las Leyes de Franco menos conocidas y más brutales hoy saltan a la palestra.
El franquismo sociologico, la Falange, y otras instancias mas que afines cooperadoras, no han muerto, siguen vivas y campando por sus fueros.
He estado leyendo un libro que me ha movido en parte a escribir este artículo,"Los psiquiatras de Franco.Los rojos no estaban locos".

Escrito por el profesor y Dr. en Psiquiatría, Enrique González Duro ,colaborador habitual de diferentes medios de comunicación y especializado en Psicobiografía, yo me he leido y releido la que hizo sobre Franco, pero también ha escrito sobre Felipe Gonzalez .
Ahora creo ,está jubilado, aunque ha ejercido en el Gregorio Marañón de Madrid... Hay un libro suyo que me permito recomendar, "la Locura y los derechos humanos", no os dejará indiferentes.
El Dr. Gonzalez Duro hace un riguroso trabajo que desvela aspectos, hasta ahora desconocidos, de la barbarie clínica cometida contra los perdedores, buceando en archivos, removiendo documentación y analizando los textos doctrinales de sus colegas franquistas con el fin de sacar a la luz el comportamiento profesional y personal de una parte esencial de la psiquiatría oficial.
Represión y psiquiatría durante el franquismo en una asociación francamente repulsiva e inquietante, justificada plenamente por el régimen.
Durante aquellos largos años de la dictadura, los principales psiquiatras españoles se convirtieron en guardianes de la integridad moral y política del régimen. Sus métodos, ideología y tratamientos parecían más destinados al castigo de los “rojos” y “los otros” especialmente homosexuales y lesbianas,que a la prevención y curación de enfermos.
¿Como trataban de "curar" a los rojos?
"Con reclusión en manicomios. Con sermones, adoctrinamiento, disciplina, fármacos, torturas, electrochoques... También se intentó "curar" a homosexuales y transexuales de su "delirio", incluso mediante neurocirugía, tratamientos aversivos, ¡salvajadas!"
El manicomio seguía siendo el eje fundamental de la asistencia pública y referente para el orden social, pero fue convertido en una institución de orden y para el orden. Lo importante era el mando único y la disciplina patriótica del personal facultativo, auxiliar y religioso, para controlar permanentemente al enfermo internado, considerado como un peligroso enemigo, dispuesto siempre a la fuga y tratado menos como paciente que como objeto de la disciplina y del «merecido castigo»
Un ejemplo claro del que habla en el ensayo fue el descubrimiento de una mujer que llevaba allí 14 años encerrada (un manicomio de Jaén)... ¡por haber sido madre soltera! con la connivencia de su familia y el argumento psiquiátrico de que en libertad "se hará prostituta". Para evitar que se condenase su alma era mejor tenerla recluida... ¡Era una psiquiatría inquisitorial! De hecho, Vallejo-Nágera sugirió seriamente resucitar la Inquisición.
Al igual que los nazis planteaban que había rasgos físicos delatores del degenerado, del rojo: se afirmaba que era feo.
Todos los soldados republicanos fueron sometidos a cuarentena en campos de concentración: ¡había que descontaminarlos! Del campo de Miranda de Ebro era psiquiatra Vallejo-Nágera, jefe del servicio psiquiátrico del Ejército Nacional.
Su bestia negra eran las milicianas. Que una mujer --¡depositaria de la salud de la raza!-- fuese roja le desquiciaba: las llamaba "marxistas delincuentes femeninos", para no denominarlas "mujeres". Los escarmientos en mujeres izquierdistas fueron los peores.
Los expertos en la mente humana --Juan José López Ibor ,Antonio Vallejo-Nájera y Marco Merenciano, los más renombrados-- proporcionaron la "cobertura ideológica a la represión" franquista. Los manicomios se llenaron de personas que, según estos "guardianes de la integridad" del régimen, no eran españoles.
"Todos aprendieron psiquiatría en la Alemania de entreguerras", explica González Duro. En España pusieron en práctica sus técnicas con la excusa de salvaguardar una inexistente "raza hispano-romana-gótica, pasada por el tamiz del catolicismo".
"No sabían nada de historia", afirma González Duro, porque "no hubo una única raza ni en tiempos de los Reyes Católicos. Si España "siempre ha sido mestiza", al autor no le quedan dudas de que se trató de una persecución ideológica.
El marxismo era una patología psiquiátrica. ¡Ser de izquierdas era una enfermedad mental y moral! p, ser sanoatología que el enfermo contagiaba a su descendencia, deformando la grandeza de la raza española.
Como guardianes de las esencias fascistas, estos psiquiatras también hicieron mucho daño a personas de derechas que debieron atenerse a sus estrictos códigos de moralidad. Hubo guerra civil y la consecuente postguerra también entre psiquiatras pues la floreciente psiquiatría republicana resultó barrida. por la franquista que arguyó " los insanos rojos eran antiespañoles, lo sano es ser español."
Ser español implicaba :
"Ser hispanorromano, gótico y católico: ser heredero de los Reyes Católicos, vaya. Los residuos moriscos y judíos eran impurezas que eliminar, y lo mismo la ilustración y masonería, esas contaminaciones foráneas".
Toda esa impureza degeneraba a España: se la llamó "Antiespaña" y había que extirparla. Por eso Franco se regodeó en una guerra larga y de exterminio: quería limpiar la raza española. ¡Franco era un racista espiritual!
Vallejo-Nágera opinaba como Franco:
Que los rojos eran seres inferiores. Este decía que los había incorregibles (y a esos se les fusilaba) y los había redimibles... mediante reeducación y trabajos forzados.
"Cuantos más enemigos mueran, mejor".
Franco afirmaba que salvaría a España ¡aunque tuviese que fusilar a la mitad de los españoles! Esa regeneración de España proseguía en cárceles y manicomios: el interno era visto como enemigo objeto de "merecido castigo". Y muchos bebés recién nacidos allí de parturientas rojas fueron separados de sus madres y entregados en adopciones bajo cuerda, para salvarlos así del contagio rojo.
Consiguieron aterrorizarlos y acallarlos. Pero no "curarlos", claro está.
"¡Porque los rojos no estaban locos, por supuesto! López Ibor sostenía que al rojo sólo se le cura si se le recristianiza. El buen psiquiatra, pues, debía ser católico.
En 1936 escribió Vallejo-Nágera: "Creará la guerra una estirpe de caballeros, frente a la plebeyez moral de los peones del marxismo y sus mefíticas toxinas antiespañolas".
Ellos y su pensamiento único, que es un único pensamiento y no permite razonar y abrir la mente.
¿Cómo sobrevivieron todos tanto dentro como fuera de los manicomios?".El estudioso no tiene dudas: "Como pudieron, mintiendo y callando".

Lo tengo muy claro, si un marxista ,un socialista o republicano es un débil mental para mi un fascista es un psicópata…a las pruebas históricas que no a los cuentos o a las historietas me remito.
Pues a nosotros no, no nos van a callar, no vamos a seguir eternizandolos en su particular limbo de "intocables";hay que ser valientes y abrir la boca, el miedo ya nos tuvo bastante agarrotados, casi tanto o más que los castigos físicos de la represión, ya es tiempo de oxigenar las mazmorras de la memoria, hay que hablar y hacerlo alto, aunque sabemos que no va gustar a algunos; es un imperativo categórico que les debemos a los que nos precedieron, ellos dieron su vida porque hoy tengamos una España en libertad y democrática, es lo menos que podemos hacer.

5 comentarios:

  1. Sonsoles, hay motivos si no para subirse al monte, que eso aunque a veces den ganas no puede ni debe ser , si hay razones para subirse a la parra e investirse de indignación. Posiblemente las cosas salgan mal, porque tengo la tremenda sensación que abrir ese melon de la memoria a nadie de los que tienen mando en plaza interesa y por eso han frenado en seco al juez.

    Pienso que lo de subirse a la parra consite en seguir movilizando y no guardar el "expediente" que es lo que se pedirá.

    Hay cosas que no deben de olvidarse y han de esatr encima de la mesa.

    saludos,

    ResponderEliminar
  2. Miguel estoy totalmente de acuerdo contigo y por eso hay que hablar de esto y de todo, no callar, porque es lo que nos "mata" y les sigue matando a los represaliados y asesinados en su dignidad y en su memoria que es la nuestra.
    No tiene que existir la impunidad ni la ley de punto final, no me cuadra, ya no es como dicen ellos los de Manos Limpias ( nada de eso) y otros tantos,tener una excusa para la revancha, ¿revancha de que?...solo porque nos negamos a olvidar y queremos remover los lodos de la memoria para sacar nuestra historia y nuestra verdad. Estoy de acuerdo en que hay que seguir presionando y sobre todo manifestando quienes somos.
    Un abrazo querido Miguel.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso lo de FRANCO querer salvar a ESPaña fusilando a la mitad de los españoles ¡Qué mentalidad más perversa¡lo de GARZON ES INCOMPRENSIBLE se supone que estamos en un Estado democratico y que es sencillo comprender que los familiares quieran saber donde están los muertos en guerra, los fusilados din razón¡¡¡Yo soy yo y mis ciscunstancias,me siento socialista y republicana ¡ y a mucha honra¡

    ResponderEliminar
  4. Querida Sonsoles: Comparto lo que dices. No hay que callar y hay que subirse a la parra como dice mi tocayo, ahí arriba y no cejar en la presión. Ni olvido ni perdón. No se puede pasar página o estaremos condenados a repetir la historia. Si una herida no se cierra, acaba supurando. No es guerracivilismo, es difundir la verdad para que se sepa, que nuestros hijos y nietos sepan, que conozcan, es evitar el revisionimo traidor y cínico de la historia, es poner en su sitio a los mercenarios a sueldo del revisionismo como Moa y tantos ptros, es exigir justicia y reparación. Esta vez no pueden pasar. Y son los mismos, las juntas ofensivas,la falanje, leáse panda de matones, de los de pistolón al cinto, de los que salían, a veces solo para divertirse, a matar rojos. Aquí los tenemos de nuevo y creciditos.
    Por eso hay que empujar. Tolerancia cero al revisionísmo histórico, impidamos con nuestra presión la impunidad.
    VIVA LA MEMORIA HISTÓRICA
    SALUD Y UN ABRAZO (DE OSO)SOCIALISTA LAICO Y REPUBLICANO.

    ResponderEliminar
  5. Tus palabras siempre me emocionan querido Miguel, porque salen de un corazón totalmente entregado a la causa, hermano, ya sabes que estoy con vosotros todos estamos en el mismo empeño, que se conozca la verdad, que se les restaure la dignidad según las instancias que sean y que tengan que intervenir. ¿como se va a curar una herida que aún está abierta?, ellos mismos son contradictorios cuando no malvados.Son hasta malos cristianos y no me gusta juzgar, porque no soy quien. Yo que he vivido a caballo en dificil equilibrio entre los dos mundos, la izquierda y el falangismo franquista sé lo que hay que saber y no me van a callar porque he vivido ,he oido y he conocido de primera mano.
    No hay que olvidar, y en cuanto al perdón, hermano , eso depende de cada persona que haya sido agraviada, maltratada y menoscabada sobre todo si el ofensor reconoce su enorme falta y si desea la reparación, sencillamente estoy recordando lo que dice la doctrina de su "Santa Madre Iglesia": reconocimiento, contricción, reparación, perdón... eso me enseñaron cuando estudié Teologia, pero, del dicho al hecho, ya sabes.
    Eso si, que se guarden sus lecciones de moralina ellos y los supuestos diez millones de votantes del PP, que apoyan l revisionismo y el "olvido de los otros",pero el suyo jamás...
    Salud hermano, siempre las dos Españas, ojala la cultura y a misma democracia nos permitan un devenir menos radical y en paz...
    Mi abrazo.

    ResponderEliminar