martes, 7 de julio de 2009

Economía al día: ¿cómo saldremos de la crisis?


Varios catedráticos de la Universidad de Castilla-La Mancha acompañarán al rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Berzosa, que presentará mañana el manifiesto "El trabajo, fundamento de un crecimiento económico sostenible" en el que más de 700 profesores de universidad y expertos en ciencias sociales han firmado para pedir que el trabajo recupere un papel central en la economía.

El acto, que comenzó en el Paraninfo de San Bernardo, estuvo presidido por el rector de la Universidad Complutense, que, a su vez, estuvo acompañado de algunos de los firmantes, como Fernando Valdés y Juan José Castillo, catedráticos de la UCM; Santos Ruesga, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, y Joaquín Aparicio y Enrique Viaña, catedráticos de la Universidad de Castilla-La Mancha.

En la presentación estarán presentes, además, los secretarios generales de CC.OO., y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, a quienes se les hará entrega de este manifiesto, que recoge que la legislación laboral no ha sido la causa de la crisis actual sino el crecimiento desregulado del sector financiero.

Los expertos, en su mayoría catedráticos y profesores de distintas universidades, proponen diferentes medidas para salir de la crisis, así como la necesidad de sustituir el modelo de crecimiento económico vigente, apoyado en el trabajo precario, mal remunerado y poco cualificado por uno basado en la innovación, en la calidad y la productividad del trabajo.

"Los sistemas económicos han de ser reconstruidos mediante la atribución al trabajo de una inexcusable centralidad", destacan los profesionales en este documento.

No es promoviendo el despido sin causa ni control judicial, como se avanza hacia un mercado laboral en el contexto de un nuevo modelo económico más productivo. La pretendida simplificación en el régimen de la contratación terminaría haciendo aflorar su verdadero propósito: la simplificación del régimen de despido. Ya no habría, salvo en limitadísimas ocasiones, despidos procedentes ni improcedentes; el resultado sería la precariedad generalizada de los trabajadores y el abaratamiento del despido.

Dos visiones del mercado laboral

PROPUESTAS DE LOS 700

- 1. Aumentar la protección social para los trabajadores en paro y aumentarla en el tiempo.
- 2. Aumento controlado del gasto público para estimular la economía con la construcción de infraestructuras económicas y sociales que creen empleo.
- 3. Más protagonismo de las políticas industriales, energéticas, medioambientales y educativas.
- 4. Rechazo a la eliminación de la tutela judicial sobre el despido.
- 5. Reformas para el mercado laboral que se encaminen hacia el cambio de modelo productivo.
- 6. Estimular a través de la negociación colectiva medidas de flexibilidad interna en vez de recurrir a contratos temporales y despidos.


PROPUESTAS DE LOS 100

- 1. Reducir el número de contratos y unificarlos en un contrato único con una indemnización por despido más barata y creciente en función de la antigüedad.
- 2. Unificar las causas de despido y mantener la tutela judicial sólo para los despidos por razones discriminatorias.
- 3. Aumentar el gasto en prestaciones por desempleo mientras haya crisis y alargar su duración.
- 4. Cambiar la negociación colectiva para flexibilizarla. Que los convenios de empresa prevalezcan sobre los de ámbito superior.
- 5. Centrar las políticas activas de empleo en los trabajadores con menor cualificación.
- 6. Participación de las agencias privadas de empleo en la intermediación laboral.

Más información:
http://www.elpais.com/articulo/economia/sindicatos/movilizan/700/expertos/rebaja/despido/elpepueco/20090620elpepieco_1/Tes#despiece1
http://www.publico.es/dinero/233522/sindicatos/expresan/asfixia/acoso/ideologic

Al hilo de lo anterior vemos que se está intentando hacer una concertacion entre los agentes sociales para sentar bases de lo que será un plan de choque con varias columnas, esta seria una de ellas, pero todas son importantes:
El Gobierno ha decidido tomar cartas en la negociación del diálogo social y ha organizado contactos bilaterales con patronal y sindicatos para intentar evitar que el enconamiento al que han llegado ambas partes desde que la CEOE rompiera la baraja el viernes al poner sobre la mesa un "contrato del siglo XXI" que entra en materias como el abaratamiento del despido acabe motivando una ruptura total de las negociaciones, según informa Manuel Gómez. Además, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha instado a la CEOE a retirar su propuesta de rebajar cinco puntos las cotizaciones sociales.

pero este diálogo social encalla por el coste del despido y la rebaja de cuotas:
Aunque patronal y sindicatos habían sido convocados para retomar el diálogo esta, al final la cita que debería haber sido definitiva para allanar el camino a un posible acuerdo ante de agosto, tal y como se había anunciado, tendrá que esperar, según han confirmado en fuentes de la CEOE. No hay fecha definitiva para el encuentro, pero se baraja que tenga lugar el jueves. En cualquier caso, el cruce de declaraciones que está teniendo lugar entre los representantes de las empresas y los trabajadores tras encallar los contactos el viernes poco ayuda a amainar las tensiones.

Desde la patronal, el secretario general de la CEOE, José María Lacasa, ha defendido hoy que a pesar de su nueva propuesta de contrato y que va contra el compromiso inicial de no tocar algunas materias calientes con el objetivo de facilitar el consenso, las empresas no han cambiado de posición en las negociaciones, aunque ha advertido de que no están dispuestos a firmar un acuerdo "a cualquier precio". Además, ha añadido más leña al fuego al lanzar una velada denuncia a los sindicatos para que abandonen sus "planteamientos simples".

En declaraciones a Efe, Lacasa ha condicionado un posible acuerdo con los sindicatos a que este "debe tener contenido para mejorar la competitividad de las empresas y así mejorar el empleo". La CEOE, ha añadido, sigue "insistiendo" en que se tomen medidas a corto plazo, como la rebaja de las cuotas empresariales a la Seguridad Social, que era su principal apuesta hasta la presentación el viernes del nuevo tipo de contrato, donde "hay margen de maniobra de hasta cinco puntos sin necesidad de tocar impuestos". "La agenda es la misma que desde hace meses", ha reiterado Lacasa.

Sin embargo, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha respondido a Lacasa que la propuesta de bajar cinco puntos las cotizaciones de la Seguridad Social sin subir los impuestos planteada por la patronal CEOE es una "línea roja" que el Gobierno central no atravesará, y pidió su retirada inmediata. Según sus cálculos, la propuesta tiene un coste de 18.000 millones de euros, "lo que supondría entrar en un déficit "muy importante". "Todos los esfuerzos no deben ser para poner en crisis la Seguridad Social", ha dicho antes de añadir que, "por tanto, propuestas de esta naturaleza se deben retirar ya".

Además, ha rechazado abaratar el despido ya que "en una situación de desempleo no se trata de incentivar el despido, sino de incrementar la contratación". En este punto ha descartado que el Gobierno vaya a emprender una "reforma profunda del mercado laboral" si no es en el marco del diálogo social, en el que a pesar de los encontronazos tiene "plena confianza". Desde 2006, ha recordado, en España se han realizado 50 millones de contratos, de los que 44 millones son temporales y sólo 6 millones fijos, ha resaltado antes de destacar que el mercado español es "dual" y su "flexibilidad", en este caso, le convierte en "precario". "A estas alturas hay que hablar con claridad, pero dejar claras las líneas rojas que el Gobierno central no apoyará", ha aseverado.

En el bando de enfrente, los sindicatos no veían con buenos ojos esta rebaja de las cotizaciones, pero no descartaban un acuerdo si a cambio se aprobaba más protección a los parados. Sin embargo, la pretensión de la CEOE de incluir la nueva versión del "contrato de crisis" con una indemnización de 20 días por año trabajado en las negociaciones ha radicalizado las posturas. "No es de recibo" que la patronal "vuelva a máximos" en la negociación, dado que la petición de retomar un tipo de despido "del siglo XIX" no parece "el camino", ha denunciado hoy el secretario general de UGT, Cándido Méndez, que ha reclamado a las empresas que recuperen "el espíritu del 20 de mayo, cuando adquirió compromisos con los sindicatos y el Gobierno".

En declaraciones a los medios de comunicación previas a su participación en los cursos de verano de El Escorial, organizados por la Universidad Complutense de Madrid, Méndez ha criticado que quienes hablan de abaratar el despido "envían un mensaje de inmovilismo", y ha instado a los empresarios a recuperar el espíritu de la reunión "al más alto nivel" que mantuvieron el pasado 20 de mayo, donde se estableció el perímetro del diálogo social, y que la patronal "rompió" la semana pasada. Además, ha recordado que las últimas medidas del Gobierno han tenido "una mayoría de contenidos" para apoyar a las empresas, por lo que ha justificado que se debe buscar "más equilibrio" en las iniciativas contra la crisis.

Ante la falta de avances, CC OO ya pidió el viernes al Gobierno que el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, tomase cartas en el asunto para "reconducir" la situación atendiendo a que es Moncloa, y no Trabajo, quien coordina esta ronda de negociaciones. De hecho, ya hay quien plantea, desde la propia negociación, que si la reunión de hoy fracasa tendrán que volver a entrar en escena los secretarios generales de UGT y CC OO (Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente), el de CEOE (Gerardo Díaz Ferrán) y representantes del Gobierno de más alto nivel (al menos, secretarios de Estado).

Desde que comenzó la legislatura, el diálogo social no ha tenido resultados palpables y ha pasado por largos periodos de parálisis. La crisis, asimismo, ha agudizado las tensiones entre los agentes sociales y dificultado los acuerdos. No obstante, el aumento de la tensión en los últimos días podría ser el punto de inflexión que lleve a ambas partes a realizar concesiones en pos de un acuerdo.


Nadie descansa buscando soluciones, y sobre todo soluciones de verdad y progresistas...Los compañeros de la UCE y CCOO han elaborado un manifiesto con cinco puntos:

España se enfrenta a una de las más graves crisis de su historia. El modelo de crecimiento basado en una hipertrofiada burbuja inmobiliaria nos está abocando a ser el país desarrollado que más sufra las consecuencias de la crisis.
Ya no es posible mantener un patrón de desarrollo que nos ha convertido en el país más endeudado del mundo, haciéndonos cada vez más dependientes de la financiación exterior; limitando nuestra economía a satisfacer la demanda de las principales potencias europeas; y encadenándonos a una energía cara y no renovable como el petróleo.
Modelo que ha impuesto una desmedida dependencia del capital extranjero, conduciendo a la quiebra al país y a un aumento desconocido de las desigualdades sociales que, en plena recesión, alcanza proporciones indignantes. Mientras nos precipitamos aceleradamente hacia los cinco millones de parados y miles de pymes se declaran en quiebra, un pequeño puñado de bancos y grandes monopolios siguen declarando escandalosos beneficios.
Para salir de la crisis, España tiene que buscar su propio modelo de desarrollo alternativo y económicamente competitivo. Apostando decididamente por mercados y sectores cualitativos del futuro, como el de las energías renovables, donde España dispone de potencialidades para jugar un papel destacado e independiente.
Existen recursos para ello si se redistribuye drásticamente la ingente riqueza monopolizada por una ínfima élite financiera, si se procede a un severo programa de ahorro nacional capaz de crear recursos propios, y se destina ese dinero a la inversión productiva y la creación de riqueza y empleo.

Sí se puede salir de la crisis y acabar con el paro.
Debemos dar nuestro apoyo tanto al cambio de orientación en el modelo de desarrollo económico como a las necesarias medidas de redistribución, ahorro e inversión que deben acompañarlo:
• REDISTRIBUCIÓN SALARIAL. Nadie por debajo de 1.000 euros de salario mensual, nadie por encima
de 10.000 euros mensuales de salario. Una medida que, además de dotar de un salario digno a millones de
trabajadores, generaría un ahorro capaz de cubrir 250.000 nuevos puestos de trabajo.
• REDUCCIÓN DE UN 20% EN LOS GASTOS DEL ESTADO. La drástica limitación del
despilfarro en gastos superfluos, al mismo tiempo que se incrementan los gastos sociales, permitiría generar un ahorro con el que podrían crearse más de un millón y medio de nuevos empleos.
• EL DINERO PÚBLICO DEL RESCATE BANCARIO (240.000 millones de euros) que se dedique,
a través del ICO, a financiar la inversión de las pymes y el consumo de las familias, a un interés igual al del Banco Central Europeo.
• UN SISTEMA FISCAL REALMENTE PROGRESIVO SOBRE LAS RENTAS INDIVIDUALES.
En el que se potencie el ahorro de las rentas más bajas con un 0% de impuestos y se penalice fiscalmente, hasta con un 90% de gravamen, a las grandes fortunas improductivas.
• UN NUEVO IMPUESTO SOBRE LOS BENEFICIOS EMPRESARIALES, en una escala
del 0% al 90%, donde pague más quienes más beneficios obtiene. Pero sometido a una escala de 10 niveles de desgravación, de acuerdo con el grado de reinversión de los beneficios en la economía productiva, creando así riqueza y empleo. Ante la actual situación excepcional, es necesario un programa que recoja estos puntos para salir de la crisis en beneficio de la mayoría. Abriendo el camino a una España más autosuficiente económicamente y con una distribución más justa de la riqueza, que incremente su grado de democracia.



Porque no queremos que nos suceda como en el caso de este video,que dejo a la consideración de los que gentilmente me leen:
Desestabilizar un país: John Perkins, el sicario económico

No hay comentarios:

Publicar un comentario