miércoles, 3 de junio de 2009

Leído en la Red....


Entrevista de López Aguilar en ABC

El candidato recibió ayer a ABC nada más conocer el dato del paro de mayo, que, según cree, demuestra el acierto de la política «socialdemócrata» de Zapatero. «Entramos en esta crisis por la puerta derecha y saldremos por la izquierda»
-A tenor de las encuestas, ¿no tiene la sensación de que lucha contra un imposible?
-Soy consciente desde el primer día de que estas elecciones tienen lugar en el epicentro de una crisis mundial, que España ha destruido en menos de un año un millón de empleos. Pero confío en la ciudadanía: esta crisis no nació en España ni la ha causado Zapatero. El Gobierno ha movilizado la mayor cantidad de recursos de la Unión Eurpea en generación de empleo. Una inversión directa que ya está teniendo resultados. Yo le digo que la participación va a ser mayor de la que auguran las encuestas.
-¿Considera logrado su objetivo de movilizar a la izquierda para contrarrestar a la derecha?
-Es claro que la derecha está pulsando una tecla movilizadora contra Zapatero. No propone respuestas a la crisis y mucho menos a los parados, a quienes moviliza para explotar su malestar sin darles esperanza. El que, en una crisis sin precedente, ha marcado la diferencia porque no ha recortado ni un solo derecho a los trabajadores y ha invertido de forma directa a través de los ayuntamientos es el Gobierno. Soy consciente de que el electorado del PSOE está padeciendo este bache. Y les decimos: estamos con vosotros. Nos hacemos cargo. Vuestro problema es el nuestro. Y en la respuesta está la diferencia. Los ciudadanos tienen memoria de cómo el PP, incluso en tiempos de bonanza, congeló el salario de los funcionarios, las pensiones y el salario mínimo, recortó las becas y perpetró el «decretazo».
-¿El dato del paro le facilita la recta final de campaña?
-Tengo confianza en Zapatero cuando afirma que mientras sea presidente no va a consentir que la crisis la paguen quienes no la han causado, trabajadores, estudiantes, becarios, pensionistas... Es una invitación a la esperanza. Lo contrario de la brocha gorda del PP, que sólo pone pesimismo y resentimiento por la derrota de 2008. El dato de mayo confirma que el Gobierno no sólo hace lo que puede, sino lo que debe.
«El Gobierno decidirá sobre Garoña tras oír al CSN, pero España debe ser una superpotencia en energía renovable»
-En esta campaña poca Europa, mucha España y, sobre todo, mucho «avión»... ¿Siente que la campaña está distorsionada?
-No. Siento que el PP no hable del uso que hace de los coches oficiales. Mire, todo lo que se ha dicho de Europa lo he dicho yo. El PP propone usar el 7 de junio para ventilar una revancha sin ningún objetivo europeo. Ellos sólo hablan de cambiar el Gobierno, que es lo que les importa. Ese es su gato por liebre el 7 de junio. Apelo a la madurez democrática de la ciudadanía.
-¿Le sorprende que Mayor Oreja exprese valores morales que el PP, hasta ahora, no ponía en primer plano?
-No me sorprende. Esos valores merecen respeto, pero no son mayoritarios en España. Su visión reductiva de las «familias normales» excluye a las monoparentales, a las convivencias de hecho, del mismo sexo o no, o la posibilidad de rehacer la vida afectiva o familiar. Los ciudadanos no se ven retratados en esa idea de que ser español excluye las lenguas cooficiales. Todas sus propuestas van dirigidas al sector social que menos padece la crisis, aunque utiliza como munición a quienes la padecen, los parados.
-Sí, pero los sondeos auguran que eso le irá bien el 7-J...
-Es que una crisis tan intensa se refleja no sólo en la desafección de las urnas, también en las expectativas de los gobiernos. El PP ha exhibido con avaricia su euforia por la crisis. Da por hecho lo que los españoles van a decir en las urnas. Y pronostica que Europa es de la derecha. Por contra, yo creo que esta crisis ha sido causada por el colapso de su recetario, que hemos entrado en esta crisis por la puerta de la derecha y debemos salir por la puerta de la izquierda con políticas socialdemócratas de inversión pública y gasto social. Ahora, más que nunca, acción de los poderes públicos para mejorar el modelo productivo; menos ladrillo, más innovación; menos petróleo, más energías renovables; y más compromiso contra el hambre y la pobreza en el mundo.
«El PP celebra ahora sin disimulo la imputación de Garzón, al que adularon durante años»
-¿Hay que cerrar la central nuclear de Garoña?
- El Gobierno tomará su decisión después de escuchar al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Su estrategia es acertada: más energía solar y eólica. España puede ser una superpotencia en energías renovables y debe serlo en energías limpias y sostenibles. Una central nuclear es una inversión de largo recorrido, costosísima. Las que están operativas son parte de nuestra dieta energética, pero la apuesta del Gobierno es la correcta.
-¿Qué le parece la investigación del Supremo al juez Garzón por supuesta prevaricación en la causa del franquismo?
- Pues que, una vez más, se demuestra el doble rasero del PP. Les hemos visto celebrar sin disimulo la imputación de un juez al que adularon durante años, mientras creían que era útil a sus intereses. Luego les hemos visto amedrentar a quienes cumplen con su deber investigando los asuntos de corrupción del PP en la trama «Gürtel» y otros.



Zapatero pide el voto para "fortalecer" los "brotes verdes"
Público
El presidente subraya que los dirigentes del PP son los únicos "que no sólo no ayudan, sino que ni siquieran se alegran" cuando hay buenos datos

Zapatero se agarró en Badajoz al brote verde del último dato sobre el empleo como flotador de campaña. Después de que el paro haya sido durante semanas el principal ariete del PP -hasta que se despistó con las turbulencias del Falcon-, el presidente del Gobierno pudo por fin anunciar la buena nueva que venía prediciendo: "Hace muchos meses que deseaba poder decir esto: en mayo 70.000 personas encontraron trabajo y el paro disminuyó en 25.000".

Y, puesto que "esto debe seguir" para salir del agujero negro, dando por sentado el acierto de las medidas impulsadas por el Ejecutivo, reclamó el voto "para fortalecer la lucha contra la crisis" y para afrontar una modernización de la economía que equiparó con "la gran modernización de España que hicimos en los años 80, de la mano de Felipe González". Como meta final, habló de convertir España "en una gran potencia científica".

No hay comentarios:

Publicar un comentario